Tegucigalpa, HN.- Latinoamérica muestra avances en la legislación a favor de los derechos de la mujer pero debe cambiar patrones culturales, generar conciencia sobre los diferentes tipos de violencia y trabajar más en la prevención como medio para acabar con los feminicidios, según la organización ONU Mujeres.

La directora adjunta de ONU Mujeres para América Latina y el Caribe, Lara Blanco, afirmó en Tegucigalpa que la región se ha convertido en una de las más peligrosas para las mujeres, especialmente las defensoras de derechos humanos y el ambiente.

Latinoamérica registra las tasas más altas de feminicidios en el mundo, con hasta 2.600 casos al año, según cifras citadas por la experta de la ONU.

Sin embargo, la costarricense cree que el “verdadero número” de feminicidios en la región es de “15.000” cada año, sin contar “muchísimos más que están ocultos en las mujeres desaparecidas”.

Blanco participó esta semana en Honduras en la presentación de la iniciativa “Spotlight”, una acción mundial puesta en marcha por la Unión Europea y las Naciones Unidas en 2018 para combatir la violencia de género y tratar de acabar con los feminicidios.

Leave a Reply