El jefe de la misión para el Triángulo Norte de Centroamérica de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Jorge Peraza, dijo que el Congreso de EEUU debe evitar la desintegración familiar de unos 190.000 salvadoreños acogidos al TPS.

Peraza señaló que entre las familias de esos salvadoreños, que quedarán a la sombra de la deportación en 2019 con el fin del estatus de Protección Temporal (TPS), están más de 196.000 hijos con nacionalidad estadounidense que, de no existir otra forma de regular la situación migratoria de sus padres, vivirán el drama de la separación.

Peraza apuntó que buena parte del futuro de los 190.000 salvadoreños con Estatus de Protección Temporal descansa en la resolución que la Administración de Donald Trump y el Congreso estadounidense den a los beneficiarios de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Leave a Reply