Oficialistas reiteran que la marcha es “pacifica” y preparan su entrada a La Paz

0
8
748804

BOLIVIA POLÍTICA

La Paz, 26 nov (EFE).- Los representantes de la marcha que desde el pasado martes va rumbo a La Paz para defender al Gobierno del presidente boliviano, Luis Arce, han señalado este viernes el carácter “pacífico” de la movilización y han convocado a más seguidores para una llegada multitudinaria.

La “marcha por la Patria” está encabezada por el expresidente boliviano Evo Morales y con una nutrida participación de militantes del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) y sectores sociales de trabajadores, campesinos e indígenas de distintos lugares del país.

“Una marcha por la patria significa defender a nuestro presidente (Arce) y vicepresidente (David Choquehuanca)”, “cuando la patria está en peligro, la patria se moviliza”, dijo Morales en una conferencia de prensa en la localidad de Ayo Ayo, a unos 104 kilómetros de La Paz, junto a otros dirigentes .

El ex jefe de Estado remarcó que lo que se busca es el respeto del 55 % de votación que consiguió Arce en los comicios de 2020 ante el intento de “golpe” de Estado que, a su juicio, impulsaron sectores de oposición con un paro cívico hace dos semanas y que duró nueve días contra una ley que el Ejecutivo nacional finalmente abrogó.

Morales mostró su molestia con “algunos medios de comunicación” que desde su visión reportan “mentiras” y “especulación” con el desarrollo de la marcha, mientras que agradeció a otros por reflejar “la verdad”.

“Cuidado, cuidado que se acabe la paciencia para algunos medios de comunicación”, “nos preocupa la posición de algunos medios de comunicación”, advirtió.

La marcha arrancó el día martes 23 en el municipio de Caracollo, en el departamento de Oruro, con la participación del presidente Arce, Choquehuanca, los líderes del Parlamento, varios ministros y demás autoridades y representantes de sectores oficialistas que, según Morales, contó con la asistencia de al menos “5.000 hermanos y hermanas”.

El secretario Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, recalcó que “esta marcha es de orden pacífico, de cultura de la paz” y que lo que busca es la “defensa de la democracia”.

Morales, antes de iniciar la marcha, dijo en un discurso que se buscará “hacer reventar” La Paz en el sentido de mostrar la contundencia del apoyo de los sectores afines al Gobierno de Luis Arce.

Esa aseveración causó la reacción de algunas autoridades como la del opositor alcalde de La Paz, Iván Arias, que pidió a la población de la ciudad, sede del Gobierno y el Parlamento, evitar la confrontación y colocar banderas blancas en sus casas como signo de conciliación.

Además, ha causado polémica la presencia en la marcha de los embajadores de Argentina, Ariel Basteiro, y de Nicaragua, Elías Chávez, algo que fue calificado por los opositores como un acto de “injerencia política” en los asuntos del país.

Está previsto que esta movilización llegue el próximo lunes a La Paz luego de recorrer 188 kilómetros desde la población de Caracollo.