Obispos de NC llaman al Gobierno a aprobar reforma migratoria

0
114
La comunidad inmigrante latinoamericana, principalmente católica, forma parte de la creciente Iglesia Católica en el país, y ahora, es defendida de frente por la alta jerarquía./ foto cortesía.

Mayra Arteaga | [email protected]

Charlotte, NC.- La alta jerarquía de la Iglesia Católica  del estado hizo llegar una carta a los medios de comunicación en la que resumía la decisión de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos (USCCB) de dar su respaldo a una reforma migratoria, un hecho que rompió un extendido silencio sobre el tema por parte de la religión que arropa a la mayoría de inmigrantes latinoamericanos en el país.

El Reverendísimo Peter J. Jugis, obispo de la Diócesis de Charlott y el Reverendísimo Luis Rafael Zarama, obispo de la Diócesis de Raleigh, explicaron la posición de la Iglesia Católica ante la crisis migratoria que enfrenta el país./ Foto cortesía.

En la misiva, firmada por los obispos de las Diócesis de  Charlotte y Raleigh, el Reverendísimo Peter J. Jugis y el  Reverendísimo Luis Rafael Zarama, respectivamente, explicaron que si bien la Iglesia respeta la aplicación de las leyes, consideran que es tiempo de evaluar el factor moral de la complicada situación de la inmigración en el país.

“Mientras que estamos de acuerdo que hay espacio para desacuerdos y discusiones sobre el tema, queremos recordar a nuestro más de un millón de católicos en Carolina del Norte la posición asumida por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), basada en la enseñanza social de la Iglesia y, de esta manera, ayudar a la reflexión personal y formación en estos temas”, destacaron los altos clérigos norcarolinos.

“Un tema moral”

Los obispos destacaron que la situación migratoria tiene más espectros que el meramente político, “es una preocupación moral que impacta la dignidad y los derechos humanos de todas las personas”,

Aclararon también que  “si bien debemos respetar nuestras fronteras y leyes, apoyamos especialmente una reforma a la política migratoria. Todos los días somos testigos de las consecuencias de un sistema que crea miedo y ansiedad en personas que se han convertido en una parte vital de nuestras parroquias y hacen importantes contribuciones en nuestras comunidades”.

En su pronunciamiento, los religiosos dejaron claro – como nunca antes – su labor de abogacía por los inmigrantes indocumentados quienes, dijeron, “merecen reconocimiento como miembros de la familia humana de Dios, y se les debe otorgar la dignidad apropiada como nuestros hermanos y hermanas en el Señor”.

“Jesús mismo fue un refugiado y nos enseñó a dar la bienvenida al inmigrante, así como a darnos cuenta que cuando recibimos al extraño estamos dando la bienvenida a Cristo mismo”, aclararon.

Apoyo legal

Los jerarcas católicos de Carolina del Norte reiteraron el trabajo constante que la Iglesia ha venido realizando a través de sus oficinas de Caridades Católicas, desde donde ofrecen ayuda a inmigrantes y refugiados que va desde proveer alimentos y servicios de primera necesidad hasta dar servicios legales migratorios con personal acreditado por la Junta de Apelación Migratoria del Departamento de Justicia.

Con este servicio legal asisten a personas que buscan un estatus migratorio que les permita trabajar, reunirse con sus familiares o dar el paso para convertirse en ciudadanos que puedan contribuir con el bienestar de su familia y sociedad en conjunto, según indicaron.

El Señor confía al amor maternal de la Iglesia a toda persona obligada a abandonar su patria en busca de un futuro mejor. Esta solidaridad debe expresarse de manera concreta en cada etapa de la experiencia migratoria, desde la partida hasta el viaje, desde la llegada al retorno’”.

Papa Francisco, Mensaje por la 104 Jornada Mundial de los Migrantes.

 

Gestión local y nacional

Como resultado del reciente pronunciamiento de la Iglesia Católica de Estados Unidos, los obispos establecieron un alista de prioridades con las que piensan apoyar la pronta aprobación de una reforma migratoria integral.

Los jerarcas religiosos  dijeron que trabajarán en encontrar una solución bipartidista que proteja a los aproximadamente 1.8 millones de  ‘soñadores’ que viven en el país, proveyéndoles un camino a la ciudadanía.

“Ellos rinden culto con nosotros en nuestras iglesias, sirven en el ejército, contribuyen a nuestra economía y brindan sus muchos talentos a la sociedad norteamericana (…) y no se les debería negar la oportunidad de obtener la ciudadanía norteamericana para que participen completamente en la vida de nuestro país.”, destacaron.

Los obispos también pidieron el rechazo a cualquier legislación que amenace la  inmigración familiar, reconocieron el derecho de las naciones a controlar sus fronteras pero pidieron que este debe ser  balanceado con el derecho de los migrantes vulnerables, como quienes buscan asilo y las víctimas de tráfico humano, para encontrar la protección que necesitan.

Mantener la protección para los niños no acompañados es otra de las peticiones migratorias de los altos clérigos, una solución que dice no debe ser condicionada a otras gestiones como el alivio a los ‘soñadores’. “Un acuerdo de este tipo sería desalmado e insostenible”, sostuvieron.

“Pedimos que se mantenga las protecciones existentes para niños no acompañados, las que ayudan a prevenir el tráfico, abuso de niños y garantizar el acceso de los menores a una atención adecuada”, destacaron en la misiva.

Leave a Reply