La obesidad, el sobrepeso y la diabetes podrían ser factores relacionados al desarrollo del Alzheimer, puesto que la alteración de la insulina y el exceso de grasa en la sangre generan alteraciones cognitivas.

“La insulina, por ejemplo, controla algunos de esos procesos por lo que al estar alterada en enfermedades como el síndrome metabólico o la diabetes, puede también incidir en la función de las neuronas”, explicó Luis Bernardo Tovar y Romo, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El integrante del Departamento de Neuropatología Molecular del Instituto de Fisiología Celular de dicho centro explicó que la acumulación de lípidos, provocada por una dieta rica en grasas y carbohidratos promueven la pérdida de actividad sináptica.

“La transmisión de los impulsos nerviosos entre dos neuronas tiene lugar en la conexión entre ambas llamada sinapsis. Esta función se pierde en las etapas más tempranas del Alzheimer, mientras que en las más avanzadas algunas mueren”, señaló el especialista.

Detalló que el cerebro cuenta con al menos 86.000 millones de neuronas, las cuales se conectan unas con otras y hacen que funcione nuestro organismo. “Son las que nos ayudan a generar ideas, almacenar recuerdos y nos llevan al pensamiento”, explicó.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la demencia es un trastorno progresivo que deteriora la función cognitiva de las personas.

La forma más común de esta enfermedad es el Alzheimer y se presenta entre el 60 y 70 % de los casos.

El especialista explicó que entre los principales factores de riesgo está la edad y, conforme se extiende la esperanza de vida, es mucho más probable que las personas presenten la enfermedad.

“Esto ocurre porque cuando el sistema nervioso se desgasta, se pierden las conexiones sinápticas y, por ende, se pierden estas funciones neuronales”, detalló.

El experto explicó que aunque no hay nada concluyente una buena calidad de vida puede ayudar a retrasar la aparición de esta enfermedad.

“Prepararse desde joven con una buena alimentación, actividad física, no fumar, no consumir exceso de grasas y carbohidratos y tener actividad intelectual importante, ayudan a retrasar el padecimiento”, dijo.

SHARE

Leave a Reply