Nuevo mínimo de la lira tras entrar Turquía en la lista gris contra el blanqueo

0
23
705815

TURQUÍA BLANQUEO

Ankara, 22 oct (EFE).- El Gobierno turco ha calificado hoy de “injustificada” su inclusión en la lista de países que no hacen lo suficiente para luchar contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, una medida que ha provocado que la lira se desplome a nuevos mínimos ante el euro y el dólar.

Al abrir los mercados esta mañana, la moneda turca se depreció un 1 % y marcó un valor de 11,8 liras por euro y 9,60 por dólar.

La lira ya cayó ayer tras anunciar el Banco Central de Turquía que reducía dos puntos porcentuales el tipo de interés básico, del 18 al 16 %, pese a que la inflación ronda el 20 %.

El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), un organismo intergubernamental creado en 1989 por el Grupo de los 7 (G-7) para establecer medidas legales para combatir el lavado de dinero y la financiación del terrorismo, incluyó ayer a Turquía en la lista gris de países que no hacen lo suficiente contra esos delitos.

El Ministerio turco de Finanzas aseguró en un comunicado que “realizará todas las gestiones necesarias con el GAFI y las instituciones relacionadas para garantizar” que el país salga de esa “lista injustificada en el menor tiempo posible”.

En su último análisis, ese organismo ha incluido a Turquía, Jordania y Mali en una lista en la que ya hay 23 países.

Entre ellos están Haití, Jamaica, Nicaragua y Panamá y Malta, el único país de la Unión Europea en la lista.

En su evaluación sobre Turquía, el GAFI reconoce que el país ha hecho progresos en los dos últimos años, pero mantiene que debe dedicar más recursos a control y las inspecciones de transferencias de dinero, identificación de propietarios o realizar más investigaciones financieras en temas de terrorismo.

En su comunicado, Turquía recordó que es miembro del GAFI y que ha tomado las medidas necesarias en el marco de las regulaciones internacionales.

La inclusión de Turquía en esa lista podría empeorar la marcha de inversiones extranjeras en el país, que sufre desde hace tiempo una fuerte caída de valor de la lira y una elevada inflación.