Nueva oportunidad, nuevo candidato a la victoria…

0
7
273755

MOTOCICLISMO G.P. EMILIA ROMAGNA MOTOGP

Madrid, 16 sep (EFE).- La séptima cita de la temporada de la pandemia por el coronavirus, el denominado Gran Premio de Emilia Romagna de MotoGP, nuevamente en el circuito “Marco Simoncelli” de Misano Adriático, puede representar una nueva oportunidad, quizás con un nuevo candidato a la victoria.

Si bien es cierto que la disputa del Gran Premio de San Marino, el pasado fin de semana, dejó claras varias cosas: la primera de ellas que los pilotos italianos quieren ser en las carreras de “su casa” los principales atractivos y la segunda que el trazado de la Costa de Misano Adriático “le sienta” muy bien a las Yamaha, aunque ahora el líder del mundial sea un piloto de Ducati, también italiano, Andrea Dovizioso.

Dovizioso no tendrá muchas esperanzas depositadas en esta segunda carrera en el mismo escenario del “Marco Simoncelli” tal y como le fueron las cosas en la primera, por lo que el trabajo en su caso se deberá centrar en mejorar el rendimiento de la Desmosedici GP20 si quiere mantener la primera posición, en la que ahora cuenta con una exigua ventaja de seis puntos sobre el francés Fabio Quartararo y su Yamaha YZR M 1.

Y él debiera ser uno de sus principales rivales en la pelea por la victoria, aunque ni el francés, ni el español Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), auténtico dominador tanto de los entrenamientos del Gran Premio de San Marino como de los entrenamientos que se realizaron con posterioridad al mismo, parecen acertar en sus elecciones cuando se trata de perfilar la estrategia de carrera.

Viñales volvió a dominar los entrenamientos que se desarrollaron el pasado martes en el circuito de Misano Adriático y eso debiera servir como revulsivo del aciago fin de semana inicial en este escenario y de una sexta posición que dejó mal sabor de boca al español después de haber logrado la “pole position”.

Además de Viñales y Quartararo, obviamente habrá que tener en cuenta a los italianos Franco Morbidelli, que ganó la carrera con autoridad, y a Valentino Rossi, su “maestro” y “mentor” en el Rancho VR46, que aunque no quiere ni oír hablar de ello, tal y como está el desarrollo del campeonato, seguro que en su fuero interno piensa que su décimo título mundial podría no estar tan lejos.

Citados todos los pilotos de Yamaha, Maverick Viñales, Fabio Quartararo, Franco Morbidelli y Valentino Rossi, además de Andrea Dovizioso y su Ducati Desmosedici GP20, es de justicia tener en consideración en esta relación de candidatos a otro italiano que despuntó el pasado fin de semana al ser segundo y seguro que intentará mejorar esa clasificación, Francesco “Pecco” Bagnaia y su Ducati Desmosedici GP20.

“Pecco” estuvo cerca de luchar por la victoria y, al menos por velocidad y potencia de su moto, cuenta con todos los ingredientes para intentar dar ese paso adelante que le dé su primera victoria en MotoGP, que sería la sexta de un piloto de la categoría en siete carreras, en las que sólo ha repetido Quartararo.

Pero tampoco se puede olvidar al australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP20), en una temporada que parece la de los pilotos de equipos satélite, como tampoco a los representantes oficiales de Suzuki, los españoles Joan Mir y Alex Rins.

Mir realizó una carrera muy completa el pasado fin de semana y con una estrategia de equipo que se mostró muy acertada en el último tercio de la misma, al que llegó mucho más fresco que sus rivales y eso fue lo que le permitió recuperar terreno a marchas forzadas y protagonizar un espectacular interior en la última vuelta nada menos que a un Valentino Rossi que, por lo visto en pista, ni se esperaba que, “por ahí” se le fuese a colar nadie.

Más complicadas continúan las cosas para los pilotos de Honda, entre los que el único capaz de rodar a un buen ritmo, entre los diez primeros, es el japonés Takaaki Nakagami, mientras que Alex Márquez continúa con su fase de adaptación a la categoría y a la Repsol Honda RC 213 V, que parece estar costando bastante más de lo previsto.

Los pilotos de KTM se erigieron en protagonistas tanto en la República Checa como en Austria, pero la primera cita en Misano Adriático se les “atragantó” y el mejor de ellos acabó siendo el español Pol Espargaró -décimo-, que sigue teniendo una deuda pendiente con la victoria, lo que no sucede con los debutantes Brad Binder y Miguel Oliveira, aunque ninguno de ellos estuvo a la altura de las circunstancias en la “primera convocatoria” en el Marco Simoncelli de Misano Adriático.

Juan Antonio Lladós

Leave a Reply