“No hay riesgo” de nueva erupción volcánica en RD Congo, según un experto

0
8
549275

RD CONGO VOLCÁN

Kinshasa, 6 jun (EFE).- Dos semanas después de la erupción del volcán Nyiragongo, en el este de la República Democrática del Congo (RDC) y que causó al menos 32 muertes, no se espera de forma inminente una nueva emisión de lava que ponga en peligro a la población de la ciudad de Goma, detalló a Efe un vulcanólogo local.

“No hay riesgo por el momento (de que entren en activo) los volcanes de Nyiragongo y Nyamuragira. La situación está tranquila y ha regresado la normalidad”, dijo en una entrevista telefónica Celestin Kasereka Mahinda, director del Observatorio Vulcanológico de Goma.

“Sin embargo, continuamos monitoreando la situación de cerca. Los equipos están trabajando día y noche en Nyrangongo y en el volcán Nyamuragira, pero la lava ya está seca y no queda gas tóxico”, añadió.

Según este centro científico, los datos sísmicos registrados muestran una disminución significativa tanto en el número como en la magnitud de los temblores de tierra, lo que ha llevado a las autoridades a impulsar el retorno de la población que huyó a Sake (en Kivu del Sur) o incluso a Gisenyi en la vecina Ruanda.

Se estima que de los 450.000 congoleños desplazados por este desastre natural, 160.686 ya han regresado a Goma a fecha de 2 de junio, según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“Esa es la cifra de quienes han regresado hasta ahora, pero muchos todavía se encuentran fuera. Hasta el momento hemos evaluado seis escuelas destruidas, además de carreteras y edificios”, detalló Mahinda, quien insistió en que “la situación está tranquila” y que no conviene “alarmar a la población”.

Ayer, el primer ministro congoleño, Sama Lukonde, llegó a Goma junto a una delegación gubernamental para evaluar los daños y la necesidad de asistencia humanitaria, mientras que las autoridades locales están habilitando puntos de recepción para quienes regresan.

La erupción del Nyiragongo comenzó el pasado 22 de mayo, siendo este uno de los volcanes más activos del mundo al que cada año ascienden turistas deseosos de contemplar el lago de lava alojado en su cráter.