Nicki Gonzales, historiadora de Colorado: Latinos deben preguntar por pasado

0
9
623980

HISTORIA

Denver (CO), 10 ago (EFE News).- Las conversaciones entre abuelos y nietos latinos y el estudio de la historia de los hispanos en Estados Unidos proveen un suelo firme para construir un nuevo futuro con mayor diversidad, equidad e inclusividad, afirmó la doctora Nicki Gonzales, recientemente nombrada historiadora estatal de Colorado.

Gonzales, nacida y criada en Colorado, se desempeña como vicepresidenta de diversidad en la Universidad Regis (con sede en Denver) y es la primera persona latina en ocupar el cargo de historiadora en este estado, puesto que asumió el 1 de agosto.

“Los jóvenes deben hablar con sus mayores y los abuelos deben contarles historias a sus nietos. Yo aún recuerdo las historias que me contaban mis abuelos. Los jóvenes deben hacer preguntas sobre la familia, sobre el pasado, sobre las lecciones aprendidas. Y los adultos también deben aprender”, declaró Gonzales a Efe.

De esa manera, dijo, la sabiduría que proviene de la historia y de las historias se vuelve intergeneracional y, de hecho, puede llegar a extenderse cientos y quizá miles de años, permitiendo que los jóvenes latinos en Estados Unidos desarrollen su propia identidad histórica y cultura, algo que no encontrarán en las aulas.

Precisamente fue la falta de representación de la presencia de los latinos en las clases de historia en las escuelas de Denver lo que motivó a Gonzales a reorientar su carrera docente para enfocarse en esa materia.

Y su desempeño académico, así como sus investigaciones sobre los grandes jefes nativo-americanos en el oeste del país y los acuerdos sobre el uso del agua entre pioneros mexicanos en el suroeste de Colorado, fueron los factores que la llevaron a ser elegida como historiadora oficial del estado.

UN INTERÉS QUE VIENE DE LA INFANCIA

Pero, según comentó, su afición por la historia comenzó en su infancia.

“De niña me gustaba leer libros sobre personas reales, como los jefes nativos, o las historias del Oeste Estadounidense. Los cuentos de hadas no me gustaban. Yo quería historias que reflejasen mi identidad y la identidad de mi familia”, aseveró, subrayando que su familia tiene “profundas raíces en el sur de Colorado y norte de Nuevo México.

La ciudad de San Luis, en el valle homónimo del sur de Colorado, fue fundada en 1848 y es la ciudad más antigua del estado. Sin embargo, la presencia de españoles y mexicanos en la zona es mucho más antigua y data de principios del siglo XVII, aunque algunos consideran que ya en 1598 el explorador Don Juan de Oñate habría llegado a la región.

Pese a esa centenaria presencia latina/hispana/mexicana en Colorado, no fue ni en la escuela primaria ni en la secundaria, sino recién al estudiar para su grado en idioma inglés y literatura en la Universidad Yale cuando Gonzales finamente se encontró con una clase de historia que incluía a los mexicoestadounidenses en Colorado; es decir, “una clase que tenía sentido para mí”.

Luego de completar esos estudios en 1992, Gonzales obtuvo en 1997 un certificado de español y de historia mexicana en la Universidad Veracruzana (Xalapa, México) y luego, en 2007, recibió su doctorado en historia estadounidense en la Universidad de Colorado en Boulder, especializándose en la historia del oeste del país y específicamente en relaciones raciales y en movimientos sociopolíticos.

Para Gonzales, la historia, lejos de ser sólo una materia dentro del programa educativo, representa “quiénes somos”, y tanto es así que “no podemos entender nada de los eventos actuales si no sabemos historia”.

OBSTÁCULOS PARA LA DIVERSIDAD

Por ejemplo, dijo, no se pueden eliminar los obstáculos que impiden una mayor diversidad, equidad e inclusividad en la sociedad estadounidense si se desconocen las causas históricas de esa falta de diversidad.

Por eso, Gonzales ha estudiado la “brecha de riqueza”, la desigual distribución de bienes, patrimonio y recursos económicos entre los distintos grupos étnicos de Estados Unidos. Paradójicamente, esa brecha ha crecido durante los últimos 60 años, desde el Movimiento de Derechos Civiles en la década de 1960 que precisamente buscó reducir esa disparidad.

Según datos difundidos por la Reserva Federal (banco central) de Estados Unidos en mayo de 2021, actualmente el patrimonio promedio de una familia blanca en este país es de un millón de dólares, contra unos 150.000 dólares de las familias afroamericanas, con cifras similares para los latinos.

La esclavitud, el desplazamiento forzado de nativos de sus territorios, la exclusión de afroamericanos e hispanos en los programas de vivienda, la violencia racial y los obstáculos burocráticos para que las minorías accedan a préstamos hipotecarios figuran entre las principales razones históricas que crearon y aún mantienen esa disparidad, según un reciente estudio publicado por Bloomberg Equality.

Es allí, sostiene Gonzales, donde se intersectan la historia y los movimientos en favor de la diversidad, equidad e inclusividad. Y también donde es necesario que los jóvenes latinos aprendan a conectarse con la historia en general y con su historia por medio de herramientas a su alcance, como datos del censo, mapas, registros históricos y fotografías.

“Necesitamos estar firmes en nuestra propia historia para que nuestra comunidad, al ver el pasado, también vea el futuro”, aseveró.

Por eso, ahora como historiadora estatal y miembro del Consejo de Historia de Colorado, Gonzales promoverá “la representación o promoción y defensa de las historias de comunidades históricamente excluidas”.

“Me encanta poder presentar o ayudar a interpretar la historia de mi propio estado. Significa mucho para mí”, concluyó.