Nebraska rechaza proyecto para proteger a trabajadores de plantas cárnicas

0
18
232454

CORONAVIRUS

Denver (CO), 30 jul (EFE News).- Un proyecto de ley impulsado por un senador hispano que en medio de la pandemia del coronavirus buscaba protecciones para los trabajadores en las plantas procesadoras de carne, en su mayoría inmigrantes latinos, no alcanzó los votos suficientes en la Legislatura de Nebraska.

En una sesión en el Congreso estatal que se extendió hasta casi la medianoche de este miércoles, el proyecto impulsado por el senador Tony Vargas, cuyo padre falleció recientemente por la COVID-19, se quedó a dos votos de los 30 necesarios para que la iniciativa siguiera su curso.

Ni una carta firmada por 25 organizaciones locales ni el apasionado discurso de Vargas persuadieron a los legisladores de Nebraska en la larga sesión parlamentaria. Diez legisladores votaron en contra y once se abstuvieron.

Vargas, que representa a Omaha, buscaba que la legislatura unicameral de este estado iniciara una serie de audiencias públicas sobre las condiciones de trabajo dentro de las plantas procesadoras de carne, convertidos en focos de coronavirus en ese estado.

Según datos del Departamento de Salud estatal, suman unos 5.000 contagios entre los empleados de estas plantas, cifra que equivale al 20 % de los 25.000 casos de coronavirus en todo Nebraska. De esos trabajadores, 223 han requerido hospitalización y 21 han fallecido.

Vargas pedía audiencias públicas y que, de ser necesario, se enmendaran leyes vigentes sobre seguridad laboral o se aprobasen nuevas leyes para exigir que se mantuviese el distanciamiento social en las líneas de producción de las procesadoras de carne.

“Una audiencia pública les dará a los senadores la posibilidad de escuchar desde ambos lados lo que está sucediendo y le dará una voz a los representantes de las compañías sobre las acciones que han tomado para proteger a sus empleados”, dijo.

Un pedido similar había sido enviado esta semana a la legislatura en una carta firmada por iglesias, centros de salud, sindicatos, servicios para inmigrantes, asociaciones de abogados, comisiones estatales e incluso la universidad de Creighton.

El senador Tom Brewer, uno de los oponentes al proyecto, sostuvo que las medidas de protección de los empleados de frigoríficos “causaría que la producción se detuviese” e incluso “llevaría al cierre” de los frigoríficos, afectando la industria del ganado o “reduciendo la producción a niveles insostenibles”.

A su turno, el senador Matt Williams dijo que la planta de la empresa Tyson en Lexington expandió los exámenes médicos de los trabajadores y contrató a 200 empleados dedicados a servicios de salud, mientras que su colega Steve Erdman fue más allá y dijo que los contagios se producen fuera de los frigoríficos porque los trabajadores “viven en condiciones de hacinamiento”.

Tras el voto final, la senadora Megan Hunt expresó que la legislatura de Nebraska había “caído muy bajo” y calificó de “racista” la decisión de no brindar ayuda “a la industria más fuertemente golpeada por la pandemia”.