Navalni se querella contra el Kremlin por acusarle de trabajar para la CIA

0
7
346902

RUSIA NAVALNI

Moscú, 16 nov (EFE).- El líder opositor ruso, Alexéi Navalni, envenenado en agosto con el agente nervioso Novichok, se querelló hoy contra el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, por acusarle de trabajar para la CIA estadounidense.

Navalni, que aún no ha regresado a Rusia tras su hospitalización en Berlín, presentó ante un tribunal de Moscú una denuncia en defensa del honor, según informan medios locales.

La querella exige a Peskov que publique una rectificación en la página web del Kremlin no más tarde de diez días después de la entrada en vigor del fallo judicial.

El opositor menciona las afirmaciones de Peskov citadas por la agencia TASS el pasado 1 de octubre en las que el portavoz presidencial acusa a Navalni de recibir instrucciones de la CIA.

“Yo incluso puedo afirmar de manera concreta que con él trabajan estos días los especialistas de la CIA. No es la primera vez que le dan alguna instrucción. Las instrucciones que recibe el paciente son obvias. Esa línea de comportamiento la vimos más de una vez. Aquí no hay nada que ocultar”, afirmó Peskov.

Así reaccionó Peskov a las acusaciones vertidas en una entrevista con “Der Spiegel” por Navalni, quien acusó al presidente ruso, Vladímir Putin, de ser el responsable de su envenenamiento.

“Sostengo que detrás de los hechos está Putin y no tengo otras versiones de lo ocurrido”, dijo Navalni al semanario, antes de subrayar que “el dato más importante es (el agente nervioso) Novichok”.

Según Navalni, “sólo tres personas” pueden haber dado la orden de utilizarlo: el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), el del Servicio de Espionaje Exterior (SVR) y el servicio de inteligencia militar de Rusia (GRU).

“Una decisión así no se puede tomar sin la orden de Putin”, porque se trata de sus subordinados, indicó Navalni.

En la misma línea que el Kremlin, el presidente de la Duma o Cámara de diputados, Viacheslav Volódin, denunció que Navalni trabaja en defensa de los “intereses” de los servicios secretos occidentales.

Putin desveló a finales de octubre que fue él quien permitió al líder opositor ser trasladado a Alemania para su ingreso en la clínica Charité.

En cuanto a las acusaciones de envenenamiento, aseguró que “si las autoridades, en cualquier caso, quisieran envenenar a alguien, difícilmente lo enviarían a Alemania para su tratamiento. ¿No es así?”.

Leave a Reply