Para todas las mujeres, nuestro vehículo es más que nuestro medio de transporte, es nuestro segundo hogar, nuestra oficina, centro de estudio y hasta nuestro ¡closet personal!

Para que lo mantengas en muy buen estado siempre es necesario que lo conozcas un poco y atiendas sus necesidades.

Revisa regularmente los niveles de aceite, líquido de transmisión, refrigerante, frenos y dirección, para evitar problemas mecánicos graves. Recuerda que el cambio de aceite debe hacerse cada tres a cinco meses., dependiendo del tipo de fluido que usa tu carro.

Evita que el tanque de gasolina se vacíe por completo, ya que esto dañará el motor del auto. Si cargas gasolina temprano por la mañana evitarás que se evapore e incluso, notarás que el nivel subirá un poco más de lo usual con la misma cantidad de dinero.

Revisa la presión de las llantas, ya que estas pueden perder aire por el uso diario.

Lava el auto, por lo menos, una vez a la semana con los productos adecuados, para evitar que se adhiera la suciedad. Nunca permitas que tu auto sea lavado con detergentes o jabones de cualquier tipo, pues perjudican la pintura.

Los frenos son de vital importancia ya que es el primer sistema que cuida tu seguridad; no dejes que se desgasten. Asegura que en cada servicio revisen las  balatas o pastillas al 100%.

Finalmente, siempre lleva en tu auto un kit con: un gato para levantar el vehículo, una llave de cruz, atornillador, pinzas, juego de llaves inglesas, extintor, un juego de cables para pasar corriente, llanta de repuesto y señales luminosas. Esto porque son elementos fundamentales si llegas a tener un percance en la vía.

SHARE

Leave a Reply