A nivel nacional, la tasa de mortalidad de trabajadores latinos es la más alta. En Carolina del Norte, 19 empleados perdieron la vida en 2016.

Por Walter Gómez/ EFE | [email protected]

Raleigh, NC.- Un total de 174 trabajadores, diecinueve de ellos latinos que  perdieron la vida en el lugar de trabajo en Carolina del Norte durante  en 2016 fueron honrados el viernes 27 de abril fuera del viejo Capitolio Estatal, en una ceremonia organizada por la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO).

“Es un día triste al escuchar historias de personas que fallecieron mientras trabajaban. Y esto no tendría que haber pasado si la gente estuviera informada sobre sus derechos y el gobierno hiciera  su trabajo”, dijo a HOLA NEWS Justin Flores, vicepresidente de FlOC.

Los nombres de cada trabajador que perdió su vida fueron también recordados en listas que portaron los participantes.

Con pancartas y fotos con los nombres de los trabajadores fallecidos y al sonar de 174 campanadas, familiares de las víctimas, líderes de fe y miembros de organizaciones de defensa de los trabajadores, entre otros, realizaron un sentido homenaje.

“Tiene que haber más legislación y regulaciones para proteger a los trabajadores.  Ningún empleado debe salir de su casa pensando que no regresará a su hogar por los riesgos que corre al realizar su trabajo”, expresó Bianca Olivares, de la organización de Estudiantes en Acción con Campesinos (SAF).

“HACER MÁS”

Como ocurre cada año, AFL-CIO presentó el jueves 26 de abril el Informe sobre el Estado de las Protecciones de Seguridad y Salud para los trabajadores a nivel nacional y estatal que contiene datos finales de fatalidades que registra la Oficina de Estadísticas Laborales.

En la edición 2018,  ‘La muerte en el trabajo: el precio del descuido’ revela,  a nivel general, un incremento en la pérdida de vidas de los trabajadores en  2016.

“Detrás de estas estadísticas hay gente real, gente que amamos, que no será reemplazada y que siempre extrañaremos”, mencionó MaryBe McMillan, presidente de AFL-CIO capítulo de Carolina del Norte.

La foto de Filigonio Bravo Pérez, de 28 años, del condado Catawba presente durante el recordatorio de los trabajadores fallecidos durante 2016.

McMillan, indicó que se tardarían más de 96 años para inspeccionar todos los lugares de trabajo y que el promedio de multa por un delito grave es un poco más de $1.500.

“Hoy demandamos más inspecciones, más entrenamientos, más multas, más respeto por los trabajadores que mueren haciendo su trabajo”, concluyó la presidente de NC AFL-CIO.

Crisis nacional

En 2016, un total de 879 trabajadores hispanos murieron en su lugar de trabajo, lo que significa un descenso del 2.6 % respecto a los 903 fallecimientos registrados el año anterior, según los datos de un estudio publicado  por AFL-CIO, el mayor sindicato gremial del país.

Sin embargo, la tasa de mortalidad de este sector sigue estando ligeramente por encima de la media de los trabajadores nacionales, principalmente porque los latinos enfrentan más problemas de salud y seguridad por trabajar en empleos peligrosos con medidas “inadecuadas” de seguridad.

“Las decisiones egoístas e irresponsables que se realizan en las juntas corporativas y en Washington están matando a la gente que ha construido este país”, denunció  en una conferencia telefónica el presidente de AFL-CIO, Richard Trumka.

“Esta es oficialmente una crisis nacional”, agregó el líder sindical.

En el año analizado, la industria de la construcción fue la responsable de la mayoría de muertes de trabajadores latinos (283), seguida del transporte y almacenaje (108) y de los servicios de gestión de basura (112).

En esa misma conferencia, la directora ejecutiva de COSH, Jessica Martínez, consideró que los trabajadores latinos “sufren discriminación en el trabajo cuando no reciben entrenamiento adecuado, equipo de seguridad o materiales en un idioma que entiendan”.

“La muerte en el trabajo: el precio del descuido”

Datos nacionales

•5.190 trabajadores murieron en el trabajo en 2016.

•En 2015 fueron 4.836 muertes.

•La tasa de mortalidad latina fue de 3.7 por cada 100.000 trabajadores, más que todos los demás trabajadores.

•Los trabajadores latinos también están sobrerrepresentados en trabajos peligrosos en la agricultura y  construcción.

•Las barreras lingüísticas y el estatus migratorio también pueden contribuir a que estos trabajadores asuman más horas extras y trabajen para compañías que no cumplen con las condiciones de trabajo seguras.

•El sector de la construcción tuvo el mayor número real de muertes (991 en 2016, frente a 937 el año anterior)

• El número de muertes en la construcción aumentó, pero la tasa no se modificó en 10.1 por cada 100.000 trabajadores.

Leave a Reply