Muere por covid-19 el representante de Uruguay ante la ONU durante dictadura

0
8
559358

URUGUAY OBITUARIO

Montevideo, 14 jun (EFE).- El que fuera representante de Uruguay ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante la dictadura cívico-militar del país suramericano (1973-1985), Jorge Azar Gómez, falleció a causa de la covid-19, informaron este lunes fuentes políticas.

Azar, una persona muy activa en redes sociales, había anunciado el pasado 5 de junio en su cuenta de Twitter que se había “agarrado el bicho” -en referencia al coronavirus- pese a contar con las dos dosis de la vacuna anticovid y la antigripal.

“Igualmente trataré de hacerme presente. Con fe y fuerza saldré adelante”, publicó en el que fue su último tuit de su vida.

Este lunes el senador y líder de Cabildo Abierto (CA, derecha), el excomandante en Jefe del Ejército uruguayo Guido Manini Ríos, anunció el fallecimiento de Azar Gómez -que había apoyado a esta fuerza política en las elecciones de 2019 tras respaldar en las internas al expresidente Julio María Sanguinetti, del Partido Colorado (PC, centroderecha)- y acotó que se lo recordará por “la firmeza y coherencia en sus convicciones hasta el último día”.

Azar Gómez -quien además de representar a Uruguay ante la ONU entre 1977 y 1983 fue viceministro de Turismo y cónsul de Uruguay en Venezuela- era uno de los últimos bastiones de la corriente conocida como “Pachequismo” en el país, identificada con el que fuera presidente del país Jorge Pacheco Areco (1967-1972), del PC.

Dicha presidencia se caracterizó por un estado fuertemente represivo en el marco de las “medidas prontas de seguridad” ante la guerrilla con el Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaro (MLN-T) -que integraba el que posteriormente llegaría a ser presidente de la República José Mujica-, la prohibición de partidos políticos o la censura de medios.

Sobre la época de terrorismo de Estado que se instaló en Uruguay durante 12 años, el exrepresentante del país ante la ONU había dicho en 2019 en una entrevista al diario local El País que la dictadura “se extendió más de lo necesario, pero era necesario”, que quienes no tenían nada que ver con los problemas vivían bien y que había “más seguridad” y la educación “funcionaba”.