Miami.- Un niño de 11 años fue acusado hoy de “homicidio involuntario” por la muerte en su casa del condado de Columbia (norte de Florida) de otro chico de 14 años al que disparó accidentalmente con una pistola, informaron las autoridades.

El suceso se produjo este miércoles, cuando Jadon Vaughn se encontraba de visita en la vivienda en Lake City de dos amigos, también menores, y uno de ellos, Carter Palm, todavía en circunstancias que las autoridades investigan, disparó al primero y le causó la muerte.

La investigación policial reveló que Vaugh se encontraba de visita en la casa de Carter y su hermano ese día y se quedaron los tres menores solos en la vivienda por la tarde, sin supervisión de los adultos.

Al parecer Vaughn y Palm comenzaron entonces a jugar a la lucha en un intento por ver si el perro de la familia defendía al segundo chico de los ataques de Vaughn. A continuación, Palm “sacó una pistola del cuarto de sus padres, extrajo el cargador y apuntó a Jadon”.

“La pistola se disparó y Jadon” murió por herida de bala; pero los hermanos, en lugar de llamar a sus padres y contar la verdad de lo sucedido, le dijeron a su padre que Vaugh les había amenazado con un cuchillo.

Interrogados por la Policía, Palm y su hermano de 13 años admitieron que “habían colocado un cuchillo cerca del cuerpo de Vaugh tras el tiro, creyendo que así tendrían menos problemas”, agregó la oficina del alguacil del citado condado en la redes sociales.

El menor responsable del disparo se encuentra internado en un centro de detención de la ciudad de Gainesville.

“Esta es una muerte trágica y evitable. Una familia ha perdido un hijo y la otra luchará con estos sucesos el resto de su vida”, indicó Mark Hunter, alguacil de Columbia.

Hunter subrayó la importancia de que los adultos “se aseguren de que las armas de fuego no estén al alcance” de los menores.

Los padres propietarios de la vivienda podrían afrontar cargos criminales por negligencia al dejar un arma de fuego al alcance de un menor.

La familia de Vaugh ha abierto una cuenta en la plataforma GoFundMe para recoger donaciones para sufragar los gastos del funeral.

El mismo día que se produjo la muerte de este menor, otro niño hirió gravemente de un balazo a uno de siete años en la localidad de Pahokee (sur de Florida) cuando jugaban en su domicilio con una pistola.

Los hechos ocurrieron en la noche del miércoles y la Policía investiga cómo los niños, cuyas identidades no fueros reveladas, tuvieron acceso a un arma de fuego cargada.

“Los dos niños jugaban con una pistola cuando a uno de ellos se le disparó y alcanzó al otro”, indicó una portavoz de la oficina del alguacil del condado de Palm Beach.

El niño herido fue aerotransportado a un hospital del citado condado, donde se encuentra internado en estado crítico.

Agentes de la policía continúan investigado las circunstancias en las que se produjo el disparo.

En Estados Unidos, uno de cada tres hogares tiene un arma de fuego y en 2015 se alcanzó el récord de 23,1 millones de armas vendidas, más del doble que diez años antes.

SHARE

Leave a Reply