Mourinho, feliz como un niño en Roma

0
9
661655

FÚTBOL ITALIA

Roma, 13 sep (EFE).- La carrera del portugués José Mourinho, técnico del Roma, para celebrar este domingo el triunfo en el último suspiro contra el Sassuolo, en su partido 1.000 como entrenador, confirmó el “idilio” que vive el luso con la afición romanista y reavivó la memoria de los primeros éxitos de su carrera, cuando dirigía al Oporto.

Era el minuto 92 cuando Stefan El Shaarawy le daba al Roma una sufrida victoria por 2-1 ante el Sassuolo en el estadio Olímpico. Mourinho lo celebró por todo lo alto, con una carrera que ya entró en los corazones de los hinchas romanistas, en una noche que el mismo entrenador luso definió como “inolvidable”.

Su celebración llevó la historia 17 años atrás, cuando “Mou” entrenaba al Oporto y eliminaba al Manchester United en los octavos de final de la Liga de Campeones gracias a un gol del portugués Francisco José Rodrigues da Costa “Costinha” a falta de cinco minutos para el final.

También en ese caso, “Mou” salió del banquillo y corrió para celebrar un gol que cambiaría su carrera, pues esa campaña acabaría con el histórico triunfo en la Copa de Europa y abriría una exitosa carrera que le vio ganar otra “Orejona”, con el Inter de Milán en 2010, y títulos nacionales en Portugal, Inglaterra, Italia y España.

La de este domingo en el Olímpico fue señal de un Mourinho que va recuperando sensaciones, perfectamente adaptado a un Roma que le considera un ídolo absoluto, quizás precisamente lo que le faltó en su última etapa en el Tottenham.

“Hoy no sentí que tenía 58 años, sino diez, doce o catorce, cuando empiezas a soñar con tener una carrera en el fútbol. Mi carrera fue como la de un niño”, reconoció Mourinho al acabar el partido, en declaraciones facilitadas por el Roma.

Y admitió además que vivió con mucha expectación el encuentro ante el Sassuolo, porque deseaba que su partido 1.000 como técnico se recordara por un triunfo.

“Esta semana mentí, también a mí mismo. Dije a todos que no era un partido especial y traté de convencerme. Sin embargo, lo era. Este partido tenía un número realmente especial para mí. Y sin duda lo recordaré hasta el último día de mi vida. No quería una derrota y me daba muchísimo miedo perder. Mentí a todos y sentí sensaciones increíbles”, dijo el preparador portugués.

Su Roma sigue con el pleno de puntos en la Serie A, con tres victorias en tres partidos, y lidera la tabla junto al Milan y al Nápoles. Ya suma ocho puntos de ventaja sobre el Juventus Turín, que ganó nueve de los últimos diez títulos ligueros, y dos sobre el Inter de Milán, su exequipo, vigente campeón.

Además, el equipo romano ganó los dos partidos de la fase de clasificación a la Liga Conferencia, contra el Trabzonspor, lo que supone el mejor arranque de temporada en la carrera de Mourinho.

“No sabía que este es el mejor arranque de temporada de mi carrera, así como no sabía lo de los 1.000 partidos hasta hace poco. No busco estos números, pero obviamente estoy contento por los tres puntos y por nuestra mentalidad”, afirmó.

Llegado a la capital italiana tras una deslucida etapa en el Tottenham, Mourinho le ha dado una identidad importante al Roma y su trabajo para conquistar el cariño de sus aficionados ya le está dando dividendos.

El grupo del equipo está unido y la afición sueña con volver a tutear a los grandes de Italia para ganar un trofeo que le falta desde 2008.

Andrea Montolivo