Moscú y Minsk exhiben músculo militar a las puertas de la OTAN

0
23
658767

RUSIA BIELORRUSIA

Moscú, 10 sep (EFE).- Rusia y Bielorrusia comenzaron hoy sus ejercicios estratégicos conjuntos Zapad-2021 con la participación de cerca de 200.000 militares, en una nueva exhibición de fuerza a las puertas de la OTAN que coincide con el estrechamiento de los vínculos entre las dos antiguas repúblicas soviéticas.

“Estos ejercicios no van dirigidos contra nadie”, subrayó este jueves el presidente ruso, Vladímir Putin, en una rueda de prensa conjunta con su homólogo bielorruso, Alexandr Lukashenko, tras unas negociaciones en las que cerraron una serie de acuerdos de integración entre Moscú y Minsk.

Al mismo tiempo, Putin calificó de “lógica” la realización de estos ejercicios militares bienales de gran envergadura en momentos cuando otras alianzas, “la OTAN, por ejemplo”, incrementan su presencia cerca de las fronteras de Rusia y Bielorrusia y del espacio de la postsoviética Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

Además de Rusia, que ejerce en esa alianza militar postsoviética su indiscutible liderazgo, y Bielorrusia, la misma está integrada también por Armenia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán.

LA OTAN DEMANDA TRANSPARENCIA

La OTAN ha pedido a Rusia y Bielorrusia que “actúen de manera predecible y transparente, en línea con sus compromisos internacionales”.

“La OTAN está siguiendo los Zapad-2021 muy de cerca. La escala y alcance de los anteriores ejercicios Zapad excedieron significativamente lo anunciado”, indicó a Efe la portavoz de la Alianza, Oana Lungescu.

Recordó que “todos los países tienen derecho a ejercitar sus fuerzas”, pero que al mismo tiempo “deben también respetar sus compromisos de transparencia”.

El ministro de Defensa de Lituania, Arvydas Anusaukas, afirmó hoy que su país, miembro de la OTAN y fronterizo con Bielorrusia, no descarta la posibilidad de “incidentes híbridos” durante los ejercicios Zapad-2021, que se extenderán hasta el próximo día 16.

“Los riesgos híbridos tienen que ver con el empleo en los ejercicios de equipos radioelectrónicos de gran potencia. Habrá que hacer hincapié en la ciberseguridad. No se excluyen ataques informáticos”, dijo Anusaukas en declaraciones a LRT, la radiotelevisión nacional lituana.

UN GRAN DESPLIEGUE DE FUERZAS

Según el Ministerio de Defensa de Rusia, en los ejercicios Zapad-2021 participan 15 buques, unas 80 aeronaves, entre aviones y helicópteros de combate, y hasta 760 unidades de armamento pesado, que incluyen 290 carros de combate, 240 piezas de artillería, lanzaderas de cohetes y morteros.

La agrupación naval se ejercitará en defensa antiaérea y antisubmarinos, y realizará practicas de tiro con artillería y misiles contra blancos aéreos y de superficie, indicó un portavoz Defensa en declaraciones a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Además de en las aguas del Báltico, los ejercicios se llevan a cabo en 14 polígonos militares, nueve en el territorio de Rusia y cinco en el de Bielorrusia.

Entre las novedades de esta edición de los ejercicios Zapad destaca el desembarco aéreo de un batallón de vehículos blindados de combate BMD-4M, de una masa de 13,5 toneladas, con sus respectivas dotaciones.

“En total, en la zona de desembarco (…) serán lanzados en paracaídas más de 300 militares y 30 BMD-4M, que tendrán como misión capturar un aeródromo ‘enemigo'”, dijo un portavoz de Defensa a la agencia TASS, que añadió que en la operación se emplearán 15 aviones de transporte Il-76MD.

ALIANZA MILITAR E INTEGRACIÓN ECONÓMICA

Mientras en los polígonos los militares comenzaban a ejercitarse, en Minsk los primeros ministros de Rusia y Bielorrusia, Mijaíl Mishustin y Román Golovchenko, respectivamente, estampaban sus firmas en un paquete de documentos llamados a estrechar la integración económica entre ambos países.

“Tenemos un objetivo común, lograr el crecimiento de nuestras economías, aumentar el bienestar de los ciudadanos, al tiempo que conservamos la soberanía de nuestros países independientemente de la coyuntura exterior”, dijo Mishustin al término de su encuentro con su homólogo bielorruso.

Moscú y Minsk alertaron de que “las acciones destructivas” de Occidente obstruyen el desarrollo de su integración, por lo que también acordaron coordinar su respuesta contra “las sanciones económicas ilegítimas contra Rusia y Bielorrusia”.

De hecho, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que el acuerdo de hoy “es la mejor respuesta a la política sancionadora” de Occidente.

658767658767