Moody’s confirma perspectiva negativa de Wells Fargo por su “lento progreso”

0
11
496448

EEUU BANCA

Nueva York, 22 abr (EFE).- La agencia de calificación Moody’s informó este jueves que su perspectiva del banco estadounidense Wells Fargo se mantiene negativa porque “progresa lentamente en su transformación” tras el escándalo de sus prácticas de venta, que tomará varios años.

“La confirmación de la calificación reconoce que Wells Fargo sigue haciendo un progreso incremental para abordar sus deficiencias en riesgo, control y gobernanza a la vez que mantiene un fuerte balance de cuentas”, dijo en una nota Allen Tischler, vicepresidente sénior de la agencia.

“Aunque los débiles resultados de la firma están reflejados en nuestra perspectiva negativa, las reservas liberadas y las ganancias de la desinversión de negocios complementarios, en combinación, respaldarán su rentabilidad en 2021 y servirá de puente hacia lo que pude ser una base de gastos más baja en años futuros, que puede ser un desarrollo positivo en crédito si se logra”, agregó.

Moody’s señaló como fortalezas de Wells Fargo que su banca minorista y comercial está diversificada en EE.UU., que tiene un riesgo de concentración limitado y que su capitalización y liquidez se han fortalecido desde el comienzo de la pandemia.

“Además, pese al resurgir económico, Wells Fargo ha sido menos agresivo que la mayoría de sus rivales de grandes bancos al liberar reservas, lo que es positivo en crédito”, destacó.

No obstante, también apuntó que una “resolución completa” de sus problemas incluyendo el fin de las órdenes de los reguladores y sus restricciones sobre el crecimiento, particularmente los límites sobre activos impuestos por la Reserva Federal, “serán el catalizador más importante para un futuro crecimiento de la rentabilidad”.

En ese sentido, Moody’s declaró que la dirección de Wells Fargo suele destacar el trabajo regulatorio como su mayor prioridad, pero no ha “dado ningún detalle sobre los plazos de una resolución potencial”.

“Aunque sus acuerdos regulatorios siguen pendientes, existe la posibilidad de que se descubran nuevos problemas y/o se impongan nuevas penalizaciones a la firma, lo que podría infligir un daño de reputación adicional”, continúa la nota.

La agencia consideró que una revisión al alza de la calificación es “muy improbable” en los próximos 12 a 18 meses, pero la perspectiva podría pasar a “estable” si mantiene su capitalización en los niveles actuales, mejora su eficiencia en las operaciones y sigue progresando “hacia una resolución completa de sus órdenes regulatorias”.

En cambio, podría revisarse a la baja si no consigue demostrar “en los siguientes trimestres” que avanza hacia la rentabilidad, entre otras cosas, o si sufre un deterioro peor del esperado en la calidad de su crédito debido a la pandemia de covid-19, además de “fracasos materiales en la gestión del riesgo”.