Comunidad Internacional aboga por Afganistán tras inconclusa reunión en Doha

0
5
598260

AFGANISTÁN CONFLICTO

Kabul, 19 jul (EFE).- La Comunidad Internacional intercedió este lunes para pedir el cese de la violencia en Afganistán después de que el más reciente encuentro entre el Gobierno de Kabul y los talibanes concluyera sin pistas de un pacto sobre la situación del país, sumergido en uno de sus peores momentos tras dos décadas de guerra.

El llamado de una decena de Estados llega justo después de que una nueva delegación del Gobierno afgano, integrada por diez líderes de alto nivel facultados con “plena autoridad” para negociar la paz, informase del fin de una ronda de conversaciones con los talibanes en Doha en la que solo han logrado acordar la necesidad de nuevos encuentros.

Esta delegación formada apenas hace una semana esperaba reactivar el proceso de negociación que comenzó en septiembre del año pasado, que ha estado en punto muerto los últimos seis meses sin resultados concretos, para hallar una solución pacífica al conflicto armado en Afganistán.

El jefe del Consejo para la Reconciliación afgana, Abdullah Abdullah apuntó este lunes que durante el encuentro con los talibanes reiteraron su compromiso por “una paz justa y duradera, el fin de la violencia y la resolución de la crisis actual a través de un acuerdo político negociado”.

Tanto el Gobierno afgano como los talibanes han acordado continuar con las conversaciones con el objetivo de “buscar una solución política a la crisis actual, evitar víctimas civiles, facilitar la asistencia humanitaria y los suministros médicos para hacer frente a la pandemia de la covid-19”, agregó.

En una declaración conjunta emitida tras finalizar esta nueva ronda de conversaciones, ambas partes coincidieron en la necesidad de “acelerar las negociaciones para traer lo antes posible una solución justa y duradera al conflicto en Afganistán”.

Los esfuerzos por reiniciar las conversaciones de paz se produce en medio del retiro de las tropas internacionales y de un aumento de la violencia sin precedentes por parte de los talibanes, que en los últimos dos meses y medio, han incrementado rápidamente sus ganancias territoriales y capturado alrededor de 130 centros de distritos del país.

Esta es la primera vez en dos décadas de guerra que los talibanes logran controlar tal número de distritos en tan poco tiempo.

PAZ PARA AFGANISTÁN

Ante la rápida ofensiva talibán, la comunidad internacional pidió en un comunicado este lunes el cese de la violencia armada “que frustra los esfuerzos para llegar en una solución negociada al conflicto” y que afecta y desplaza a la población civil.

En el escrito, las misiones diplomáticas en Kabul de Australia, Canadá, República Checa, estados miembros de la Unión Europea, Japón, Corea, la OTAN, y Estados Unidos, consideran que los talibanes se contradicen al afirmar su apoyo a un acuerdo político negociado, mientras en el campo de batalla siguen provocando la pérdida de vidas inocentes.

Asimismo, condenaron “los continuos asesinatos selectivos que tienen lugar en todo Afganistán,”, así como “la destrucción de infraestructura vital y las amenazas, declaraciones y otras acciones contra los logros conseguidos por los afganos en los últimos veinte años”.

La declaración de las misiones extranjeras informa también de que habitantes de distritos ocupados por los insurgentes han advertido de las intenciones de los talibanes en reprimir los derechos humanos de mujeres y niñas, así como sus intenciones de cerrar los medios de comunicación públicos y privados de la zona.

“En nombre de nuestras respectivas misiones, condenamos con vehemencia estas y otras acciones que violan los derechos humanos de los ciudadanos afganos”, reclamaron.

TEMOR POR LA SEGURIDAD

El incremento de la violencia por parte de los talibanes después de que EE.UU. anunciase la retirada de sus tropas el pasado 1 de mayo, ha provocado el temor de algunas instituciones extranjeras y crea dudas sobre su permanencia en el país.

En este sentido, la Comisión de Asuntos Culturales del grupo insurgente lanzó este lunes un comunicado dirigido a las oenegés y compañías internaciones que temen por la seguridad de su personal.

“A raíz de los avances recientes, varias ONG y empresas que trabajan en diversos sectores están preocupadas por encontrarse en un limbo y por la seguridad de sus trabajadores y oficinas. Esta comisión les garantiza todo lo necesario para la continuación de su trabajo y de manera regular”, reza el escrito.

Mientras tanto los enfrentamientos entre las fuerzas del Gobierno afgano y los insurgente continúan en al menos una decena de provincias del país.

De acuerdo con un balance del Ministerio de Defensa afgano cerca de 250 talibanes murieron en operaciones militares y un centenar resultó herido. En las últimas 24 horas, las fuerzas afganas llevaron a cabo acciones de defensa en las provincias de Nangarhar, Ghazni, Kandahar, Jowzjan, Sar-e Pol, Faryab, Balkh, Helmand, Takhar y Kunduz.

Baber Khan Sahel