Los ministros de Exteriores del G7 analizan vías para cooperar con China

0
14
509135

G7 EXTERIORES

Londres, 4 may (EFE).- Los ministros de Exteriores del G7 reunidos en Londres analizaron este martes vías para cooperar con China en aspectos como salud global y cambio climático, al tiempo que se presiona a Pekín para que actúe dentro del orden internacional, entre otros asuntos geopolíticos.

Los avances de Rusia en la frontera de Ucrania, la situación humanitaria en Siria y el golpe de Estado en Birmania estuvieron también sobre la mesa en la primera jornada de la cumbre, en la que participan representantes del Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y la Unión Europea, mientras que mañana se abordarán aspectos como la seguridad sanitaria y el suministro de vacunas contra el coronavirus.

“Creemos en mantener abierto el comercio, en dar un paso al frente en favor de las sociedades abiertas, de los derechos humanos y la democracia”, expresó en un comunicado el titular de Exteriores británico, Dominic Raab, anfitrión del primer encuentro en persona de los ministros del grupo desde 2019.

Antes de que el miércoles se publique el documento con las conclusiones de la reunión, que precede a la cumbre de líderes del G7 programada para junio en Cornualles (suroeste de Inglaterra), Raab resaltó la importancia de llegar a puntos de vista comunes para reducir las emisiones contaminantes y gestionar la recuperación de la pandemia.

Impulsar el mecanismo COVAX para facilitar el acceso a vacunas en países en desarrollo “es particularmente importante en estos momentos”, recalcó el jefe de la diplomacia británica.

Raab mantuvo hoy reuniones bilaterales con sus homólogos de Francia, Jean-Yves Le Drian; Italia, Luigi Di Maio, y Canadá, Marc Garneau, y planea hablar mañana en los márgenes de las reuniones plenarias oficiales con el ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, y con el alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell.

CHINA Y RUSIA CENTRAN LA ATENCIÓN DEL G7

Los países participantes ultiman la elección de los términos diplomáticos que utilizarán en sus conclusiones para abordar los retos que plantean China y Rusia, con los que existen intereses compartidos, pero que plantean importantes problemas de seguridad.

Los países invitados por el Reino Unido al G7 -la India, Australia, Suráfrica y Corea del Sur- participarán esta noche en una cena de trabajo en la que se analizarán los retos de defensa en la región del Indo-Pacífico, entre otras cuestiones, mientras que el avance de tropas rusas hacia la frontera con Ucrania ocuparon parte de una de las sesiones plenarias de la jornada.

Se prevé asimismo que los ministros expresen una dura condena por la situación de los uigures y otras minorías musulmanas en la región china de Xinjiang.

Los esfuerzos para desmilitarizar Libia y los comicios de diciembre en ese país ocupan asimismo la atención de los ministros, así como la situación en Siria y sus países vecinos. A ese respecto, los ministros del G7 aspiran a presionar a Rusia en relación a la asistencia humanitaria en la región.

Sobre Birmania, se espera que los diplomáticos reunidos en Londres urjan en sus conclusiones al régimen militar que ha tomado el control del país a que cese su actividad. Durante la jornada de hoy se analizaron medidas para controlar la entrada de armas y limitar los flujos financieros de la junta gobernante.

ENCUENTROS BILATERALES EN LOS MÁRGENES

En los descansos de las sesiones plenarias de la cumbre, los diplomáticos aprovecharon la oportunidad de conversar cara a cara para mantener encuentros bilaterales.

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, dialogaron sobre el pacto nuclear con Irán y los ejercicios militares de Rusia en la frontera de Ucrania.

Blinken, que ya se había encontrado ayer con Raab, aprovechó la ocasión, además, para reunirse hoy con el primer ministro británico, Boris Johnson, con quien habló sobre los beneficios de un “alineamiento cercano” de la política exterior de ambos países.

En la primera gran cumbre presencial de ministros del G7 desde que se materializó el Brexit, el Reino Unido aprovechó los encuentros en los márgenes de la reunión para reforzar sus vínculos bilaterales con los países miembros del grupo.

Raab departió con Le Drian sobre estrategias para mejorar la cooperación en cuanto al suministro de vacunas, uno de los contenciosos que han enturbiado las relaciones entre ambos lados del canal de la Mancha en los últimos meses.

Con su homólogo italiano, el diplomático británico habló sobre la lucha contra el cambio climático, así como sobre el terrorismo en el Norte de África, mientras que con Garneau trató sobre métodos para profundizar en los lazos comerciales con Canadá.

En paralelo a la cumbre de ministros, Johnson mantuvo asimismo una reunión virtual con Narendra Modi, el jefe de Gobierno de la India, uno de los países que el Ejecutivo británico ha invitado al G7.

En ese encuentro, ambos mandatarios acordaron una “hoja de ruta” para fortalecer sus vínculos en materia de cooperación sanitaria y climática, entre otros aspectos, en la próxima década. Expresaron también su intención de comenzar a negociar un acuerdo de libre comercio, uno de los objetivos clave de la política económica internacional de Johnson tras el Brexit.

Guillermo Ximenis

509135509135