Minerva Cisneros abandona ‘santuario’ tras suspensión de deportación

0
168

Por Walter Gómez | [email protected]

Greensboro, NC.- La puerta de la oportunidad se abrió para Minerva Cisneros, una inmigrante mexicana que durante los últimos tres meses se refugió en la Iglesia Congregacional Unida de Cristo, para evitar su deportación.

A través de una conferencia de prensa, Cisneros, y su abogada Helen Parsonaje, dieron a conocer que un juez de inmigración había retirado la orden de deportación y le dijo que era libre de irse.

Parsonage se negó a comentar sobre el proceso, pero dijo que están trabajando en los documentos de Cisneros sobre la ciudadanía.

“Este es un momento increíble”, dijo la Rev. Julie Peeples, pastora de la iglesia, quien se comprometió a continuar la lucha por otros en la posición de Cisneros.

Cisneros, que no tiene antecedentes penales, entró ilegalmente en Estados Unidos desde el año 2000, buscando escapar de su comunidad de violencia y de mejores oportunidades educativas para su hijo Eduardo, de 21 años, ciego.

Día de acción

Para muchos, la ‘liberación’ de Cisneros es un paso adelante en la lucha que llevan para conseguir que se detengan las deportaciones y la separación de familias.

Y es que decenas de familias inmigrantes y aliados se unieron el pasado jueves en Winston Salem, Greensboro y Durham  en un día de acción contra la separación de familias y de recordación de decenas de personas quienes no encontraron un refugio y fallecieron luego de ser deportados.

Con los lemas ‘Quién será el Próximo’ y ‘Basta de deportaciones’, American Friends Service Committee, la Coalición Santuario de Winston Salem y la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP), organizaron las acciones que se llevaron a cabo en Merschel Plaza, Winston Salem;  frente a las oficinas de ICE, en Greensboro, y en la Escuela para la Conversión (SFC, por sus siglas en inglés), en Durham.

“Hemos visto gente que muere cuando la deportan y no vamos aceptar leer la lista con los nombres de Juana, Minerva y José”, dijo a HOLA News Lori Fernad Khamala, directora de American Friends Service Committee. “Ellos son parte de nuestra comunidad y los vamos a proteger”, afirmó.

De acuerdo a los organizadores, Carolina del Norte cuenta con el 20% de los casos activos de personas viviendo en santuario en todo el país.

“Es importante unir las luchas para presionar a los congresistas para que tomen acción como lo hicieron en otros estados que presentaron proyectos defendiendo los santuario”, indicó Khamala.

Tras salir de su ‘santuario’ Minerva fue a visitar a Juana Tobar quien también está refugiada en una iglesia para evitar su deportación.

En Merschel Plaza, luego de una procesión, el Reverendo Oscar Zúñiga reclamó poner fin a la separación de familias y pidió “unión, compasión y amor por nuestros vecinos”.

Ana Blackburn, enlace latino de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) mencionó a este medio que los tres  casos de ‘refugiados’ en ‘santuarios’ se encontraban  sin movimiento, cuando aún no se conocía la noticia de la suspensión de deportación de Minerva Cisneros.

“Esto significa que hoy  el santuario es una prisión para Juana Tobar, Minerva Cisneros García y José Chicas. Debemos hacer que la gente tome conciencia de lo que está pasando y debe levantarse y hacer oír su voz, porque sin ellos no vamos a poder lograr cambiar lo que está sucediendo”, agregó.

Leave a Reply