Miles de denuncias en España por fiestas ilegales durante la Semana Santa

0
9
475088

CORONAVIRUS ESPAÑA

Madrid, 5 abr (EFE).- Los distintos cuerpos de policía en España tramitaron miles de denuncias este fin de semana, últimos días de la Semana Santa, por fiestas ilegales o concentraciones en las calles, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona.

Para evitar la expansión del coronavirus, las reuniones sociales están restringidas a un máximo de seis personas en la calle y rige el toque de queda a partir de las diez o las once de la noche dependiendo de cada región.

Sin embargo, estas restricciones no impidieron que miles de jóvenes asistieran a fiestas ilegales en calles, domicilios y bares a horas en que debían estar cerrados.

En Madrid, la Policía Municipal intervino durante la Semana Santa en una media de 117 fiestas ilegales diarias, una cifra menor respecto a semanas anteriores, pero aumentaron las propuestas de sanción por estar en la calle en horario restringido, sobre todo en el centro de la capital.

Se vieron aglomeraciones tras el toque de queda, que en la capital es a las once de la noche, uno de los más laxos de España, coincidiendo con el cierre de locales de ocio, frecuentados por miles de jóvenes madrileños y extranjeros, sobre todo franceses, atraídos por las menores restricciones de la Comunidad de Madrid.

Desde el viernes 26 de marzo se pusieron 4.654 multas por este motivo, 1.980 sanciones por no usar la mascarilla y 1.736 por consumo de alcohol en vía pública, informó este lunes la Policía Municipal madrileña.

Una situación similar se vivió en Cataluña, donde en esta Semana Santa se impusieron más de 1.700 denuncias por saltarse el toque de queda nocturno y se abrió expediente a unos ochenta bares, según informó el consejero de Interior en funciones del Gobierno catalán, Miquel Sàmper, quien advirtió del riesgo de contagio que supone el aumento de “fiestas ilegales”.

España se encuentra en riesgo alto por coronavirus, con una incidencia acumulada de 151 casos por cada 100.000 habitantes en catorce días, aunque Madrid está muy por encima de la media con 267, mientras que Cataluña está en 190, según datos oficiales.