Michel Brown abre la puerta a la segunda parte de “Pasión de Gavilanes”

0
36
708817

TELEVISIÓN SERIES

Miami, 24 oct (EFE).- El actor argentino Michel Brown dijo a Efe que se están haciendo esfuerzos para que pueda aparecer en la segunda parte de “Pasión de gavilanes”, la telenovela que le dio fama internacional.

El artista explicó que le fue imposible aceptar la propuesta de la cadena de televisión Telemundo porque las fechas designadas para la producción ya las tenía comprometidas,

“Estamos viendo que se puede hacer porque me encantaría poder hacer algo y ver a tantos amigos. El problema ha sido de agenda. Yo ya me había comprometido con las fechas que Telemundo había fijado para comenzar a grabar”, dijo el artista.

El personaje de Franco, explicó, le tiene un especial cariño porque fue el que le abrió la puerta para estar en el lugar donde está a día de hoy, por lo que “estaría más que feliz de volver a interpretarlo”.

Aunque no sabe si se podría, ni cómo, pues no tiene idea qué hicieron los guionistas con el personaje. Lo único que se sabe es que han pasado 20 años del final de la primera emisión y que están participando todos los protagonistas originales menos él.

Ese lugar profesional de hoy y donde lleva ocho años prácticamente ininterrumpidos contiene roles que en un buen día pueden describirse como intensos, pero que Brown no duda en llamarlos “torturados o torturadores y asesinos”.

“Hasta mi mamá se dio cuenta y me pide que por favor haga otro tipo de personajes. En serio que está preocupada por mí”, afirmó entre risas.

El más reciente de los torturados es Roberto Plaza, un inmigrante mexicano que lleva 20 años preso en España por la violación y el asesinato de una adolescente.

Plaza es uno de los personajes de la producción española “Parot”, la primera serie original en español en la plataforma Paramount +. Ese será su hogar en América Latina y Estados Unidos, mientras que en España es parte de la oferta de Amazon Prime Video, una de las casas productoras con TVE.

Menos brutal, pero también torturado, está su siguiente personaje en “Pálpito”, una serie original de Netflix que se enfoca en el tráfico de órganos.

Antes Brown había hecho de Hernán Cortés en la serie “Hernán”, que le ganó un Emmy Internacional, el reencarnado Chino Valdés en “Amar a muerte”, el asesino Daniel Molina en la cuarta temporada de “Sr Ávila” y el atormentado policía que despertó tras un coma de 20 años en “Falco”.

Fueron ocho años que un tipo de personajes que podrían terminar este 2021, como le prometió a su madre, si regresa a la piel de Franco en “Pasión de Gavilanes” o quizás si forma parte de un musical, tal y como está dilucidando estos días.