La Habana, Cuba.- El huracán Michael se alejó  de la punta occidental de Cuba, donde a su paso dejó miles de hogares sin electricidad, inundaciones y daños aún por valorar en viviendas e infraestructuras, aunque no causó víctimas.

Los fuertes vientos y lluvias causadas por el ciclón, que llegó a la isla con fuerza 1 de 5 en la escala Saffir Simpson, golpearon especialmente el extremo oeste de la provincia de Pinar del Río y el municipio especial de Isla de la Juventud, donde ya se trabaja para restablecer el fluido eléctrico y despejar las carreteras.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, encabezó una reunión gubernamental para evaluar la situación y las medidas adoptadas en las cinco provincias más amenazadas por el organismo, y conminó a “mantener toda la vigilancia necesaria y cumplir con las medidas establecidas”, según los medios estatales.

SHARE

Leave a Reply