Miami.- La siempre festiva Miami Beach sacó lustre al brillo multicolor de las banderas del arco iris y entonó mensajes reivindicativos en la Marcha del Orgullo gay, cuya décima edición ha tenido como gran mariscal al esquiador olímpico Gus Kenworthy.

La icónica Ocean Drive, en South Beach, fue el escenario del consabido desfile de carros alegóricos y personas de a pie, entre residentes y visitantes, algunos de los cuales se han permitido vestimentas fosforescentes y de escaso metraje, y maquillaje amplio.

“Creo que definitivamente Miami Beach es una capital gay, al igual que lo son Nueva York, San Francisco, Los Ángeles”, señaló el esquiador olímpico Gus Kenworthy, “padrino” este año de la marcha, una designación recibida antes por figuras como la cantante Gloria Estefan o el presentador Mario López y que él recibe con mucho honor.

La marcha culminó con una multitudinaria fiesta en la playa, que se extendió hasta bien entrada la noche del domingo pasado.

Leave a Reply