No cabe duda de que las plantas  se encuentran  entre  los recursos más asequibles al momento de embellecer un espacio.  Lamentablemente,  con el crecimiento vertical de nuestras ciudades,  muy pocos tenemos áreas destinadas  a  jardines o patios interiores, por lo que nos solemos valer de otros elementos como balcones, jardineras y maceteros para incorporar un poco de verdor a nuestras estancias.

Los materiales de los maceteros deben cumplir con las necesidades de las plantas que contendrán. Por ejemplo, contrario a lo que se piensa, los tarros  de plástico retienen más humedad que los de barro, madera o cerámica.

Como elementos decorativos, estos recipientes pueden transformar ambientes fríos en sitios  más alegres y frescos; colocándolos en un rincón, colgados de la pared, debajo de las escaleras o simplemente como centros de mesa,  puedes conseguir puntos focales y atractivos.

Otro aspecto importantísimo a tener en cuenta es la iluminación natural del área donde se colocarán las plantas.

Es importante saber si  tendrán  luz  de forma directa o indirecta. Es recomendable tener  plantas  de sombra o semi-sombra, que si bien son de interior,  con el debido cuidado siempre se mantendrán frescas, dando al ambiente una vida especial.

Leave a Reply