Más de cien diputados y ong piden en Francia subir los impuestos a Amazon

0
10
346456

CORONAVIRUS COMERCIO

París, 16 nov (EFE).- En pleno ecuador del confinamiento en Francia, un grupo de 120 diputados y ong, pero también libreros, editores y economistas, firman este lunes una tribuna en la que reclaman al Gobierno un impuesto “excepcional” a Amazon para financiar las medidas de preservación del empleo en los comercios de barrio.

Los firmantes denuncian que mientras los comercios se han visto afectados por lo dos confinamientos, Amazon aparece como “el gran ganador de la crisis”, cuyo presidente, el estadounidense Jeff Bezos, ha superado este año los 200.000 millones de dólares (unos 169.000 millones de euros) de fortuna personal.

“Al permitir comprarlo todo en un ‘clic’, Amazon favorece en realidad la multiplicación de compras superfluas y ultra embaladas, que consumen recursos y emiten dióxido de carbono”, lamentan.

Los denunciantes consideran que es urgente imponer una “tasa excepcional a la facturación de Amazon” y otros actores que estén beneficiándose de la crisis.

Este impuesto permitiría financiar a corto plazo medidas de preservación de empleo y los fondos de solidaridad para comercios de cercanía”.

La petición, que firman entre otros la eurodiputada Aubry Manon, el secretario nacional de los ecologistas, Julien Bayou; el secretario general del sindicato CGT, Philippe Martinez; el líder de la izquierda, Jean-Luc Mélenchon, critica que el Gobierno de Emmanuel Macron no ha hecho nada por frenar las desigualdades entre las ventas por internet y el comercio de cercanía.

Macron “no solo se niega a frenar los proyectos de apertura de depósitos, centros de distribución y reparto, sino que ha decidido prohibir a todo el mundo vender productos no esenciales salvo a los gigantes de la venta en línea”, critican.

Esta carta pública llega días después de que el Ejecutivo confirmara que los negocios cerrados por el confinamiento el pasado 30 de octubre seguirán sin poder abrir, al menos, hasta el 1 de diciembre, y se haya negado a clasificar las librerías como comercios esenciales.

En paralelo, ha forzado el cierre de las secciones de libros, juguetes y otros productos que pudieran competir con estas tiendas en grandes supermercados y otras superficies que permanecen abiertas durante el confinamiento.

PRINCIPIOS ECOLOGISTAS

Los firmantes consideran, además, que el modo de funcionamiento de Amazon es contrario a los principios ecologistas, y recuerdan que los miembros de la Convención Ciudadana por el Clima propusieron al presidente una moratoria en la construcción de nuevos depósitos del gigante de Seattle que no se ha tenido en cuenta.

“El mundo soñado por Amazon está en total contradicción con la profunda aspiración a llevar vidas decentes sobre un planeta habitable. Por esta razón nos movilizaremos de aquí al 27 de noviembre, fecha del ‘Black Friday’, para mostrar la urgencia de frenar al gigante del comercio en línea antes de que sea demasiado tarde”, señalan.

Leave a Reply