Ciudad de México.- Cientos de mexicanos marcharon hacia la residencia oficial del presidente Enrique Peña Nieto para exigirle que vete la Ley de Seguridad Interior, recién aprobada por el Congreso, que formaliza el papel de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

Convocados por el colectivo de derechos humanos Seguridad Sin Guerra, formado por familiares de víctimas de la violencia, académicos y delegados de unas 140 agrupaciones civiles, unos 500 manifestantes partieron al mediodía del monumento conocido como Estela de Luz hacia la residencia presidencial de Los Pinos.

La Cámara de Diputados ratificó el viernes el dictamen de la Ley de Seguridad Interior con las modificaciones enviadas por el Senado y lo envió al Ejecutivo para su promulgación y entrada en vigor.

La ley reafirma la función del Estado para preservar la seguridad interior e indica que, a nivel local, se podrá solicitar la intervención de la Federación ante problemas de seguridad y obtener una Declaratoria de Protección.

Leave a Reply