“Manteros” de Buenos Aires, en pie de guerra para que permitan su actividad

0
4
393159

ARGENTINA PROTESTAS

Buenos Aires, 13 ene (EFE).- Varias decenas de vendedores ambulantes, conocidos como “manteros”, se manifestaron este miércoles en la avenida de Buenos Aires donde desarrollan su trabajo para exigir que su actividad sea permitida y cesen los operativos policiales contra ellos.

“No puede ser que siempre haya mucha policía acá. Vienen para levantar los manteros que están trabajando para sobrevivir”, dijo a Efe Gueye Jackson, uno de los manifestantes.

En la avenida Avellaneda, en el barrio porteño de Flores, uno de los puntos comerciales más transitados de la ciudad, grupos de vendedores, la mayoría de origen africano, reivindicaron con tambores y ritmos de su cultura de origen que su situación se regularice y puedan seguir ejerciendo el trabajo.

“Tenemos que comer, pagar alquiler, mandar a nuestras familias que están en África, porque nosotros vinimos acá a trabajar, ya tenemos familia pero tenemos familia en Senegal también. Tenemos que mantener familia allá y acá”, agregó Jackson.

EL ORIGEN DEL MALESTAR

La protesta se da después de que el 7 de enero el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizara un operativo policial para desalojar la calle ocupada por la venta ambulante, considerada ilegal.

“La caótica situación en la zona afecta directamente a los casi 5.000 comerciantes (con locales cerrados) establecidos allí y se traduce en una caída en las ventas en los comercios de un 30 % con respecto al 2019”, señalaron a Efe fuentes de la Agencia Gubernamental de Control de la capital argentina.

“La aglomeración y circulación de cientos de personas en el espacio público es la otra preocupación debido al incremento de casos de covid-19 en la última semana y despertó numerosas quejas de vecinos”, añadieron.

El Gobierno de la ciudad, junto con la Fiscalía, los organismos de control y la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad, que agrupa a los comerciantes, ya había realizado un operativo el 22 de diciembre por las fiestas de fin de año, tras registrarse incidentes y situaciones de violencia de parte de grupos de manteros contra los propios comerciantes, según las fuentes.

No obstante, los procedimientos para desalojar la zona se remontan a años atrás, y el Ejecutivo local estableció en 2017 predios para reubicar a los vendedores que lo desearan, para lo que se requería hacer un curso de capacitación y presentar documentación legal, antecedentes penales y tener categoría de monotributo, así como cumplir un régimen de presentismo y respetar normas de convivencia.

“Los predios fueron acondicionados para albergar su actividad comercial de manera segura, higiénica y confortable”, agregaron.

MESA DE DIÁLOGO

Luzmery Villanueva, otras de las manifestantes de hoy en el barrio de Flores, pidió que se abra una mesa de diálogo para “llegar a un acuerdo” y poder “continuar trabajando”.

“Se justifican siempre con que los compañeros venden marcas, cuando tú vas a un local también venden marcas y no los discriminan como discriminan a nuestros compañeros en la calle. Basta de persecución, atropellos e injusticias”, agregó la vendedora, que ejerce en otro barrio pero quiso solidarizarse con sus compañeros.

“Hoy en pandemia sabemos que no se puede como se podía antes, pero ¿de qué vivimos?”, señaló.

Según el Gobierno local, los manteros que cortaron el tránsito fueron recibidos este martes por autoridades del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, en una reunión en la que “se abrió un espacio de diálogo y negociación donde se les puso a disposición los diferentes programas de ayuda social que posee el Ministerio”.

“Desde ambos espacios, quedaron en volver a reunirse en esta semana y seguir las conversaciones”, subrayaron.

Leave a Reply