La mayoría de los compradores de autos saben que las estimaciones de consumo de combustible que se indican en la calcomanía de la ventana, resultan de diversas pruebas realizadas por los laboratorios de la Agencia de Protección al Ambiente (EPA por sus siglas en inglés).

Sin embargo, muy pocos saben que dicha cantidad puede variar drásticamente según los hábitos de manejo diarios. La aceleración rápida, el tráfico, la carga, muchos pasajeros, el aire acondicionado y exceder el límite de velocidad, son algunas causas que pueden afectar la eficiencia de tu auto.

Pero existe un grupo de conductores poco convencional, dedicados a mejorar las estimaciones de rendimiento de cualquier vehículo.

Se hacen llamar ‘hypermilers’ y su objetivo es despedazar las cifras de la EPA, empleando diversas técnicas y métodos de mantenimiento que aunque parezcan insignificantes o poco ortodoxos, hacen una gran diferencia en el rendimiento de combustible.

1.- Conduce con transmisión manual.-  Una transmisión manual significa que tienes un mayor control del auto y esto es aprovechado por los hypermilers experimentados ya que además de conducir siempre a baja velocidad, en la medida de lo posible viajan en neutral; de esta manera se consume menos combustible.

2.- Neumáticos en buen estado.- Deben tener la presión recomendada por el manual del conductor. Si están desinflados, tu auto necesitará más energía para moverse. Pero recuerda que si excedes la cifra recomendada, mayor será la presión y por lo tanto, habrá un mayor sacrificio de comportamiento y comodidad.

3.- Usa aceite ligero.- La ciencia detrás de esto es bastante simple; el aceite ligero es más fácil de pasar a través del motor, lo que significa menor consumo de energía.

4.- Baja las revoluciones.- Esta técnica es más fácil cuando se maneja una transmisión manual porque puedes controlar mejor el momento de los cambios. Aunque también es posible en un automático si aceleras muy despacio.

Leave a Reply