• Regresar a su país implicaría la muerte para esta inmigrante víctima de la violencia doméstica.

Por Walter Gómez | [email protected]

Chapel Hill, NC.- La Iglesia de la Reconciliación en Chapel Hill, también sitio de reunión de la Hermandad Menonita de la misma ciudad, el martes 17 abrió las puertas para dar refugio a una madre hondureña que decidió pelear su caso y evitar su orden de deportación.

Rosa del Carmen Ortez-Cruz, madre de  cuatro niños de 7, 9, 13 y 19 años de edad, tres de ellos ciudadanos estadounidenses, llegó a Estados Unidos en  2002 escapando de la violencia extrema de su país donde fue  apuñalada por su expareja en múltiples ocasiones.

Rosa del Carmen Ortez-Cruz, durante la conferencia de prensa en la Iglesia de la Reconciliación en Chapel Hill./ Foto por Walter Gómez.

“No quiero hacer esto. No quiero estar lejos de mis hijos. Pero no tengo otra opción porque volver a Honduras no es una opción. Si voy allí podría significar el final de mi vida. Mi exesposo, me dijo ‘si no vas a  estar conmigo, no estarás con nadie’ “, expresó Rosa del Carmen.

Actualmente, seis personas se encuentran en ‘santuario’ en Carolina del Norte, lo que pone al estado como el primero en el país en apoyar esta práctica.

Rosa, comentó que tomó la decisión luego de mucho tiempo de pensarlo y hablar con Juana Tobar,  quien se encuentra en refugio en una iglesia en Greensboro.

“Me dijo que tenga fe y le eche ganas. Dios primero todo se va a resolver”.

Entre lágrimas, Rosa deja un mensaje claro a las autoridades de inmigración en que piensen en las familias que separan y que se “pongan un momento en lugar de nosotros y que sentirían al dejar a sus hijos”.

APELACIÓN PENDIENTE

Ann Marie Dooley , abogada de Rosa, explicó a HOLA NEWS que es un caso técnico de detener una deportación que un juez de inmigración determinó que a pesar de lo que ella sufrió supuestamente puede regresar a Honduras.

“Vamos a apelar esa decisión en el IV Circuito. Tenemos esperanza, aunque es es un caso difícil”. Si el juez accede a la petición Rosa podría quedarse en Estados Unidos y su caso sería resuelto”, afirmó.

MANDATO DE DIOS

La apertura de las puertas de una nueva iglesia para dar refugio coloca en el mapa  a Carolina del Norte con el mayor número, seis, de inmigrantes en ‘santuario’ que cualquier estado del país.

“Es un mandato de Dios. Lo que esta haciendo ICE es muy malo, no es de Dios. La violencia contra la comunidad es pecado”, dijo a este medio el pastor de la iglesia Hermandad Menonita. “Debemos abrir más de 100 iglesias. Ya hay amigos que se están preparando y muy pronto tomarán la decisión de hacerlo”, agregó.

Por su parte, Laura García Garduño, líder del grupo Siembra NC de la localidad de Greensboro quien junto a la organización American Friends Service Committee apoyan a la madre hondureña, mencionó a HOLA NEWS que Rosa llegó a ellos luego de agotar todas las instancias legales.

“Necesita tiempo y nosotros podemos ayudarle a comprar ese tiempo. Se necesita una medida que solucione temporalmente su caso. Y como está todo en este momento, ella no puede esperar en su casa”.

Leave a Reply