Madre hispana denuncia maltrato a su hija en guardería

0
5997
Amparado en la ley, un magistrado de Mecklenburg justificó la falta de castigo a la maestra que presuntamente maltrató a la menor de tres años, entregando una copia del documento a la indignada madre./Foto cortesía.

Por Judith Barriga  | [email protected]

Charlotte NC. – Indignada por la falta de compresión y explicaciones por parte de las autoridades, Leslie De La Rosa, hizo público en las redes sociales el abuso físico del que fuera víctima su hija, Carmen De La Rosa, de tres años, por parte de una ‘maestra’ en la guardería a la que asiste.

Foto tomada por la abuela de Carmen, la menor en la foto, que muestran lo que aparentan ser dedos marcados en el rostro de la pequeña.

Con menos de 30 días asistiendo a Smart Kids Child Development Center,  ubicado en 6215 E West Harris Blvd., de la Rosa pensó que era normal que su hija llorara al llegar a la escuela.  Sin embargo, el 30 de noviembre,  al recoger a la pequeña en la guardería, su comportamiento tomó otro sentido.

“Mi madre recogió a Carmen más temprano de lo normal, se supone que estaban tomando una siesta, pero al escuchar la voz de mi mamá, Carmen se levantó inmediatamente de su cuna y se le lanzo a los brazos”,  relató a HOLA Leslie De la Rosa, madre de la menor.

Según De La Rosa, su madre tomó a la niña y al acomodarla dentro del carro se percató de las marcas en la carita de la bebé, inmediatamente le pidió una explicación a lo que la pequeña, quien con cortas palabras e imitando el movimiento de una bofetada repetía una y otra vez el nombre de su maestra.

“Cuando me llamó mi mamá para contarme fui inmediatamente a la escuela, la maestra me estaba esperando, cuando le pregunte qué era lo que le había pasado a Carmen me contestó que no era nada, que la niña había tenido un excelente día y que la marca era marca de la almohada”,  contó  De La Rosa con frustración,  añadiendo que la directiva de la escuela apoyó la historia de la maestra sin siquiera haber visto las marcas que tenía la niña en la cara.

Con gran impotencia por la insensibilidad de las maestras, De La Rosa llamó a la Policía con la intención de presentar cargos contra la profesora, sin embargo, por ‘insuficiencia’ de pruebas estos la refirieron al magistrado quien, de igual forma,  desestimó el caso, respaldándose en que la ley “permite a un padre, tutor o maestro corregir físicamente a un niño menor de doce años siempre y cuando el castigo físico no deje marcas permanentes en el menor”, según reza una copia que le fue entregada a la madre.

“Yo no entiendo cómo pueden permitir esto. Mi bebé es tan linda, es una buena niña, educada, es activa, pero, no es malcriada o quiebra cosas, es muy tranquila. Aunque haya sido por castigarla como dice la ley, qué puede haber hecho una beba de tres años para que le hicieran esto”, cuestionó la indignada madre.

‘Caso contra la maestra y la guardería’

Luego de relatar su historia a HOLA News, la joven, al percatarse  que la ley indica ‘castigo físico’, volvió este lunes al magistrado para exigir el motivo por el que su hija habría sido ‘corregida’ por la maestra y estar amparada por la ley. “Esta vez la magistrada me escuchó y me dio paso a abrir un caso contra la maestra y la guardería. Siento que se ha comenzado a hacer justicia”, dijo entre llanto a HOLA News, con la esperanza de conseguir un castigo a quien agredió a su bebé.

Las únicas pruebas con las que cuenta De La Rosa, son las fotografías tomadas por su madre, en donde se ve la cara de la niña con las marcas rojas de lo que parecen ser los dedos de una mano. Según De La Rosa, la nena entra en pánico al manejar cerca de la escuela y en las mañanas confirma con su madre que no va a ir con ‘Miss Tonya’, como se llama la maestra que presuntamente infringió la cachetada a la menor.

“Mi hija está muy asustada, me siento muy mal por la posición en la que la puse. Yo quiero que cambien estas leyes, que castiguen a mujeres como Miss Tonya que se aprovechan porque creen que tiene derecho”,  expresó con indignación De la Rosa.

La publicación del caso de la familia De La Rosa en las redes sociales, ha dado valor a otras madres a comentar sus propios casos, comprobando que la historia de la pequeña Carmen, no es un caso aislado.

“Cuantos niños han violado en las escuelas, niños que desaparecen y nadie hace nada,  esto tiene que parar”, concluyó De La Rosa reflexionando que si las autoridades escucharan y tomaran acción legal contra maestras como Miss Tonya ningún caso de abuso físico o sexual existiría en las escuelas.

La joven confirmó a este semanario que buscará  asesoría legal para lograr dar un castigo a lo que describió como “un acto de maldad contra una pequeña niña que no se puede defender’.

Leave a Reply