Macron viaja a Ruanda para intentar cerrar la herida del genocidio

0
12
536495

FRANCIA ÁFRICA

París, 26 may (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, viaja este jueves a Ruanda para intentar cerrar definitivamente la herida del genocidio que sufrió ese país en 1994 y los posteriores desencuentros bilaterales.

Ruanda será la primera etapa de una pequeña gira que también incluirá Sudáfrica, etapa más centrada en cuestiones sanitarias y económicas, un viaje con el que Macron recupera los desplazamientos diplomáticos tras el forzado parón por la pandemia.

La etapa de Ruanda será especialmente simbólica, ya que tendrá lugar después de un proceso de acercamiento entre ambos países, con pasos muy calculados por parte francesa.

El viaje se produce dos meses después de la publicación del informe oficial de una comisión de expertos formada por el Elíseo sobre el papel de Francia en el genocidio ruandés.

El informe señaló que la política exterior francesa, entonces bajo la presidencia de François Mitterrand, tuvo fallos “abrumadores” y estuvo “ciega”, pero no fue cómplice del genocidio de unas 800.000 personas que sufrió el pequeño país africano.

DISCURSO SOLEMNE EN EL MEMORIAL DEL GENOCIDIO

Macron pronunciará un discurso en el Memorial de Gizoli, donde se guardan los restos de unas 250.000 víctimas. Desde el Elíseo se avanza que su intervención tendrá una “solemnidad especial”.

Posteriormente, el jefe de Estado francés se reunirá con el presidente ruandés, Paul Kagame, y después ambos ofrecerán una conferencia de prensa.

Actualmente Francia no tiene embajador en Ruanda, aunque su legación diplomática funciona con normalidad. Fuentes del Elíseo indicaron que está previsto designar pronto a un embajador para concluir esta “etapa final en la normalización” de las relaciones bilaterales.

Macron también inaugurará en Kigali un centro cultural francófono y visitará en las afueras de la capital un establecimiento de formación profesional para jóvenes.

El último presidente francés que viajó a Ruanda fue Nicolas Sarkozy en febrero de 2010, en una visita en la que ya admitió “graves errores políticos” de su país antes y durante el genocidio, aunque no visitó el Memorial de Gizoli.

Francia y Ruanda reanudaron sus relaciones diplomáticas a finales de 2009 tras una ruptura de tres años después de que París acusara a Kagame y nueve funcionarios de su gobierno del derribo, el 6 de abril de 1994, del avión que llevaba al entonces presidente ruandés Juvenal Habyarimana y a su homólogo de Burundi, Cyprien Ntaryamira.

Ese atentado, en el que murieron los dos presidentes, fue el detonante para el genocidio de unas 800.000 personas de la etnia tutsi o hutus moderados a manos de extremistas hutus”.

SUDÁFRICA: PANDEMIA Y ECONOMÍA

Tras Ruanda, Macron viajará el mismo viernes a Sudáfrica, en una visita centrada en cuestiones económicas y energéticas y en el apoyo a ese país, y al resto del continente, para afrontar la pandemia.

El presidente francés participará en el lanzamiento de una iniciativa, en la que participan también la Unión Europea, Estados Unidos y el Banco Mundial, para el desarrollo de las capacidades de test, tratamientos y vacunas contra la covid.

El paso de Macron por Sudáfrica coincide con el debate internacional sobre la conveniencia de liberar las patentes sobre las vacunas contra la covid-19, en el que el presidente francés ha apostado más por ayudar a que los países en desarrollo, especialmente en África, reciban transferencias de tecnología y formación de personal para producir las vacunas en su territorio.

La visita, que concluirá el sábado, incluye conversaciones económicas (con Macron viajan ejecutivos de empresas como la farmacéutica Sanofi o la firma de análisis médicos Cerba, CMA CGM (naviera y logística que opera en el puerto de Durbán) o pequeñas y medianas empresas con intereses en Sudáfrica.

Además, Francia espera avanzar en posibles inversiones en el sector energético, debido a la alta dependencia sudafricana de los combustibles fósiles, sobre todo el carbón, en un país que destaca precisamente por la riqueza de su biodiversidad.