Macron va a Dublin con la esperanza de que se sume al acuerdo fiscal mundial

0
3
638426

FRANCIA IRLANDA

París, 24 ago (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, viaja este jueves a Dublín con la esperanza de que Irlanda acabe sumándose al acuerdo internacional sobre la fiscalidad de las multinacionales, al que hasta ahora se resiste para preservar su atractivo para los gigantes de internet que han instalado allí sus sedes.

Fuentes del Elíseo dijeron este martes que “esperamos que Irlanda se sume a este acuerdo”, anunciado el pasado 1 de julio por los negociadores del llamado “marco inclusivo” de la OCDE, porque “no ha cerrado la puerta”.

Irlanda forma parte del grupo de siete Estados o jurisdicciones de los 139 del “marco inclusivo” que se niegan a adherirse a ese compromiso, que prevé un tipo mínimo del impuesto de sociedades de al menos un 15 % y un mecanismo de reparto entre países de gravámenes para grandes empresas.

Pero París considera que Dublín “ha dado señales de su disponibilidad para trabajar”.

Estonia y Hungría son los otros dos miembros de la Unión Europea que también se niegan por ahora a unirse a ese acuerdo, cuyos detalles se van a seguir negociando en los próximos meses. Los tres pretenden mantener así una fiscalidad muy baja a las empresas para atraerlas a sus territorios.

Macron, que durante su visita oficial a Dublín se reunirá con el presidente irlandés, Michael Higgins, y con el primer ministro, Michéal Martin -con quien comparecerá en una conferencia de prensa por la tarde-, tiene intención de abordar allí el contencioso entre la UE y el Reino Unido por la aplicación del protocolo sobre Irlanda del Norte.

Para evitar una frontera “dura” entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte después del Brexit y preservar los acuerdos de paz del Viernes Santo de 1998, ese protocolo establece que en Irlanda del Norte se aplican los estándares del Mercado Único pese a que, como territorio británico, ya no forma parte de la UE.

Las fuentes francesas hicieron hincapié en que su posición es “muy clara” ante la voluntad de Londres de modificarlo: “estamos dispuestos a discutir la aplicación del protocolo pero no contemplamos la renegociación”.

Añadieron que los Veintisiete han dado pasos pero no la otra parte, y advirtieron de que las propuestas que presentó el Reino Unido en la práctica “significarían una renegociación” que París no aceptará.

Los europeos han avisado de que, si los británicos no rectifican y no se atienen a las reglas del protocolo norirlandés, se reservan la posibilidad de decidir sanciones.

La cuestión es particularmente delicada en Irlanda, máxime teniendo en cuenta que buena parte de su comercio exterior con el resto de los países de la UE transita por el territorio del Reino Unido.

Precisamente por eso, Francia e Irlanda han trabajado para incrementar las rutas marítimas directas entre los dos países.

Por imperativo de la actualidad, la crisis afgana y las evacuaciones desde Kabul serán algunos de los asuntos tratados con los dirigentes irlandeses por Macron en su visita del jueves.

Los dos países adoptarán “un plan de acción” bilateral que incluirá el desarrollo sostenible y la educación superior.

Con su paso por Dublín, el presidente francés avanza un poco más en su promesa de visitar durante su actual mandato, que termina con las elecciones de abril de 2022, todos los países de la UE. Le quedarán pendientes Croacia, Hungría y Eslovenia. A este último tiene programado un desplazamiento en octubre.