Macron: “La ley húngara anti-LGBTIQ es totalmente contraria a los valores de la UE”

0
18
572175

HUNGRÍA HOMOFOBIA

Bruselas, 25 jun (EFE).- El presidente de Francia, Emmanuel Macron, aseguró este viernes que la ley húngara que prohíbe hablar de la homosexualidad en colegios y medios de comunicación es “totalmente contraria” a los valores de la Unión Europea (UE) y promueve la homofobia.

“Es, en suma, una ley totalmente contraria a nuestros valores y nuestro Derecho”, declaró el político durante una rueda de prensa posterior a la cumbre celebrada ayer jueves y hoy en Bruselas.

Afirmó que bajo el pretexto de “proteger la educación de los menores confunde varios temas y asocia la pornografía, la pedofilia, con la homosexualidad”.

“Ha legitimado plenamente la homofobia”, apuntó.

El Parlamento húngaro aprobó el pasado 15 de junio con los votos del partido gobernante Fidesz, del ultranacionalista Viktor Orbán, una polémica normativa que, entre otros aspectos, prohíbe hablar sobre homosexualidad en los programas escolares y en los medios de comunicación.

Esas medidas se incluyeron dentro de un proyecto de ley contra la pedofilia en la que se prohíbe exponer a menores de 18 años a pornografía y a cualquier contenido que fomente el cambio de sexo y la homosexualidad.

El jueves, los líderes de la UE debatieron sobre la ley húngara y solo Polonia y Eslovenia manifestaron su respaldo a Budapest, mientras que Países Bajos llegó a sugerir a Hungría que abandone el club comunitario.

Macron aseguró que no hay “complacencia alguna” con Budapest y se preguntó “qué coherencia y credibilidad” tendría el club comunitario si acepta que se violen sus valores entre sus Estados miembros.

“Luchar contra esta ley homófoba es defender la libertad individual, la dignidad humana, en nuestro territorio y para todos nosotros. Por tanto, no hay ninguna ambigüedad y apoyo plenamente el procedimiento jurídico puesto en marcha por la Comisión Europea”, expuso.

La Comisión Europea ya está analizando la legislación para poner en marcha un posible procedimiento de infracción, que en última instancia puede terminar ante el Tribunal de Justicia de la UE, y ya ha dirigido una carta a las autoridades húngaras en la cual cita en qué puntos viola esa ley el Derecho comunitario.

De todas formas, Macron instó a reflexionar sobre el motivo de que en varios Estados miembros, entre los que citó a Polonia y Hungría, se produzca el auge de “un conservadurismo antiliberal sobre nuestros valores”.

“Es una tendencia profunda de estas sociedades, no de algunos dirigentes, y lo digo porque sería demasiado fácil señalar simplemente a un dirigente como Viktor Orbán”, comentó.

“La cuestión sobre la que debemos reflexionar es cómo los pueblos llegan allí, dentro de Europa, y por lo tanto, algo sucede que muestra una forma de deriva. Debemos reflexionar, volver a dar contenido, perspectiva, sentido, a nuestros valores liberales (…) y mostrar la fuerza de nuestras democracias”, continuó.

Recalcó que es “un retroceso terrible”, pero avisó de que no se debe hacer frente solo al retroceso en las leyes y manifestó su preocupación por “el retroceso en las mentalidades”.

“Es una batalla cultural”, aseveró, y aseguró que también se trata de una cuestión “existencial” para todo el club comunitario.

No obstante, Macron se opuso a excluir a Hungría de la Unión Europea, una posibilidad que, por otra parte, no está contemplada en los tratados europeos, ya que solo se puede abandonar la UE si el propio país interesado lo solicita, como sucedió con el Reino Unido.

Al contrario, apostó por intentar resolver la situación mediante los procedimientos de los que dispone el club comunitario, que calificó de eficaces, aunque “demasiado largos”.

“Este fenómeno no sucede del día a la noche y estos procedimientos (jurídicos europeos) son lentos, pero debemos hacer un trabajo con el sistema político, mediático, las organizaciones sociales, los intelectuales en esos países”, dijo, no solo para sancionar, sino también para hacer pedagogía.

572175572175