Macron anuncia inversiones de 30.000 millones para reindustrializar Francia

0
10
693823

FRANCIA INVERSIONES

París, 12 oct (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó este martes un ambicioso plan de transformación tecnológica e industrial del país, con inversiones de 30.000 millones de euros en los próximos cinco años.

El objetivo del plan Francia 2030 es situar al país en primera línea de los sectores económicos del futuro y de las nuevas energías, pero asegurando también la producción a fin de preservar su independencia económica y su soberanía estratégica.

“Si no reindustrializamos el país no podremos ser una gran nación” en el plano internacional, afirmó Macron en una intervención en el Elíseo ante un público compuesto de dos centenares de ejecutivos empresariales y jóvenes.

Macron propuso centrar las inversiones en diez grandes ejes: energía nuclear, hidrógeno verde, descarbonización de la industria, vehículos eléctricos, aviones de baja contaminación, agroalimentación, sanidad, contenidos culturales y exploración espacial y submarina.

“Quiero que recuperemos un ciclo virtuoso que consiste en innovar, producir, exportar y así financiar nuestro modelo social”, afirmó.

NUEVO IMPULSO AL SECTOR NUCLEAR

El plano energético es especialmente importante. Francia ya es el país del mundo que produce más electricidad a partir de la energía nuclear y Macron apostó por potenciar el sector con nuevos conceptos, como los pequeños reactores SMR, con una potencia de unos 170 MW cada uno.

“El primer objetivo es hacer emerger en Francia de aquí en 2030 reactores nucleares de pequeño tamaño innovadores y con una mejor gestión de los residuos”, afirmó.

Además, propuso que Francia sea el líder mundial en la producción de hidrógeno verde para 2030, con la instalación de dos megafactorías de electrolizadores, y el primer país que fabrique aviones de bajas emisiones de carbono.

También marcó el objetivo de fabricar en Francia dos millones de coches eléctricos e híbridos para 2030, con la construcción de tres grandes factorías de baterías, ya en desarrollo.

Las baterías son un componente clave, por tecnología y por valor añadido, de los vehículos eléctricos e híbridos, y por ahora Francia y Europa dependen de Asia de forma abrumadora para su suministro.

SOBERANÍA ECONÓMICA Y ESTRATÉGICA

En numerosas ocasiones, aludió a la necesidad de mantener la soberanía productiva. “Hace falta que en Europa podamos volver a producir lo que necesitamos”.

Por ejemplo recordó cómo durante el inicio de la pandemia no había mascarillas porque ya no se producían en el país, y cómo se ha recuperado la fabricación de paracetamol en suelo francés, pero también cómo Francia y Europa están parando fábricas por la escasez de semiconductores producidos en Asia.

“Somos eminentemente vulnerables”, insistió el presidente francés, para justificar su insistencia en aumentar la soberanía económica y estratégica del país.

Macron advirtió de que para lograr estos objetivos hacen falta cinco condiciones: garantizar el acceso a materias primas y componentes, reciclaje de materiales clave como litio o titanio, seguridad informática, asegurar el talento necesario y aumentar las inversiones en investigación de ruptura.

Sobre seguridad informática, propuso crear una “nube soberana” que garantice el acceso y la custodia de los datos de las empresas francesas, sin dependencia del exterior.

Macron anunció también “inversiones masivas” para desarrollar y aplicar tecnologías de punta que hagan que los sectores siderúrgico, cementero y químico recorten drásticamente sus emisiones de efecto invernadero y puedan mantener el empleo.

La intervención del presidente se produjo mientras el Gobierno acaba de aumentar su previsión de crecimiento económico para este año, hasta el 6,25 %, de forma que para diciembre se podría alcanzar el nivel de actividad de antes de la crisis ocasionada por la pandemia.

Además, el desempleo está en su nivel más bajo desde 2008, pero Macron, que aún no ha declarado formalmente su candidatura a las elecciones presidenciales de abril de 2022, insistió en que Francia va “con mucho retraso” respecto a países como EE. UU. o China en la transformación hacia una economía más tecnológica, digital y verde.

693823