Lukashenko cederá el poder a un órgano colegiado en caso de emergencia

0
8
498564

BIELORRUSIA CRISIS

Moscú, 24 abr (EFE).- El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, anunció hoy que cederá al poder al Consejo de Seguridad, un órgano consultivo integrado por altos funcionarios, en caso de situación de emergencia, después de acusar a EEUU de preparar un golpe de Estado en la antigua república soviética.

“Dígame, si mañana no hay presidente, ¿usted garantiza que todo irá bien? No. Por eso, firmaré en los próximos días un decreto sobre cómo se construirá el poder en Bielorrusia” dijo Lukashenko a la prensa oficial.

Explicó que si el presidente es asesinado, al día siguiente el Consejo de Seguridad recibirá las correspondientes facultades, incluido la posibilidad de declarar la ley marcial.

“Por si acaso, firmaré el decreto y decidiré quién dirigirá el país. Debo pensar en todo. De hecho, tendremos un presidente colectivo en forma de Consejo de Seguridad. Sí, habrá un jefe. Cuando no hay presidente, sus funciones las ejercerá el primer ministro”, señaló.

Lukashenko, en el poder desde 1994, adelantó que el consejo adoptará las decisiones por votación “secreta” para evitar presiones externas.

“Cuándo habrá elecciones presidenciales, declarar o no la situación de emergencia y demás, lo decidirán los civiles y militares del Consejo de Seguridad”, explicó.

El Consejo de Seguridad incluye, entre otros, al primer ministro, a los presidentes de ambas cámaras del Parlamento, al Fiscal General, a los ministros de Defensa e Interior, al jefe del KGB, al gobernador del Banco Central, al jefe del Estado Mayor del Ejército o al hijo mayor de Lukashenko, Víctor, como asesor de seguridad nacional.

A su vez, volvió a negar que tenga intención de “ceder” o “traspasar” el poder a alguien, en clara alusión a su hijos, como ha sugerido la oposición.

“Chicos, esto no ocurrirá nunca. Estoy dispuesto a todo, pero sólo para conservar mi y vuestro país”, señaló.

A su vez, volvió a recordar que los organizadores del golpe barajaban varias opciones: asesinarlo con ocasión del 9 de mayo, cuando se celebra la victoria sobre la Alemania nazi; un ataque contra su cortejo o el disparo de un francotirador cuando el presidente estuviera descansando en la dacha presidencial.

Desveló que uno de sus generales se hizo pasar por un desertor y fue el que permitió capturar a los conspiradores.

El presidente bielorruso, que reprimió en 2020 las multitudinarias protestas contra el fraude en las elecciones presidenciales, denunció la pasada semana una trama golpista patrocinada por Estados Unidos, que incluiría su asesinato y el de sus hijos.

Según informó el KGB bielorruso, la Justicia del país ha presentado acusaciones formales contra cuatro personas ya detenidas, una de los cuales habría confesado.

Con ocasión de su discurso el miércoles sobre el estado de la nación, el presidente ruso, Vladímir Putin, criticó a Occidente por mantener silencio sobre dicho intento de asesinato político, que comparó con las conspiraciones estadounidenses contra el líder venezolano, Nicolás Maduro.

“La práctica de organizar golpes de Estado, los planes de asesinatos políticos (…), eso ya es demasiado. Han sobrepasado todos los límites”, afirmó.

El dirigente opositor y exministro de Cultura Pável Latushko informó en su momento a Efe de que antes de las elecciones de agosto de 2020 las autoridades bielorrusas temían que Rusia intentara deshacerse de Lukashenko, que tiene muchos enemigos en Moscú.