Los países del G7 acuerdan desarrollar certificados de vacunas y test comunes

0
3
547560

G7 SANIDAD

Londres, 4 jun (EFE).- Los ministros de Sanidad de los países del G7 acordaron este viernes trabajar para el desarrollo de estándares internacionales que permitan el reconocimiento mutuo de test y “certificados de vacunación” de covid-19 y, potencialmente, otras enfermedades.

El Reino Unido ha ejercido de anfitrión de una reunión de dos días en Oxford (Inglaterra) de los titulares de Sanidad del grupo de países ricos, que han decidido asimismo impulsar un marco de trabajo para compartir con mayor celeridad y eficacia resultados de ensayos clínicos de vacunas y medicinas.

“Existe el compromiso de trabajar como países del G7 hacia un proceso de aceptación mutua de certificados de covid-19”, indica el comunicado con las conclusiones del encuentro ministerial, previo a la cumbre de líderes prevista la próxima semana en Cornualles (suroeste de Inglaterra).

Además de Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Canadá, Japón y la Unión Europea, este año participan en la cumbre, invitados por el Gobierno británico, la India, Australia, Suráfrica y Corea del Sur.

Los ministros de Sanidad destacaron hoy que la creación de estándares comunes para certificados sanitarios, que se guiarán por las normas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), no solo servirán para la covid-19, sino que podrían ser útiles también “potencialmente para otras enfermedades”.

Al mismo tiempo, confían en implementar “rápidamente” un programa que permita compartir “evidencias de alta calidad, fiables y comparables, procedentes de ensayos clínicos”, a fin de acelerar los proceso de aprobación de vacunas y tratamientos.

La colaboración internacional en pruebas clínicas debe servir asimismo para impulsar una mayor “diversidad de participantes” en los ensayos, y especialmente ampliar la inclusión de mujeres embarazadas y niños en los test de nuevos tratamientos y vacunas, subraya el comunicado conjunto del G7.

Los países del grupo también expresan su intención de homogeneizar las bases de datos de información de salud para facilitar que sea compartida por “proveedores sanitarios en diversos países”.