Los organizadores siguen cautelosos para organizarlo en septiembre

0
15
220728

ATLETISMO MARATÓN DE BOSTON

Boston (EE.UU.), 20 may (EFE).- A pesar que las autoridades del estado de Massachusetts comienzan a suavizar las regulaciones de salud en un esfuerzo por reiniciar una economía detenida por la pandemia del coronavirus, los organizadores del maratón de Boston permanecen cautelosos sobre su celebración el próximo mes de septiembre tras haber sido reprogramado el pasado marzo.

Los organizadores de la histórica carrera de fondo permanecen en consulta con entidades gubernamentales para ver si pueden evitar cancelar el evento por primera vez en 124 años.

La Boston Athletic Association, que supervisa el maratón, se había abstenido de decidir la suerte de la carrera del 20 de abril incluso cuando otros grandes eventos deportivos habían sido cancelados o aplazados en todo el mundo, hasta que el 13 de marzo, el alcalde de Boston, Marty Walsh, informó de la reprogramación.

A pesar que aun faltan cuatro meses para la celebración, el gran reto de garantizar que los corredores y los espectadores se mantengan seguros y no se conviertan en vectores del coronavirus es muy grande y arriesgado.

Más de 31.000 corredores tendrían que ser transportados en autobús o encontrar transporte a Hopkinton la mañana del 14 de septiembre, y luego distanciarse socialmente antes del comienzo de la carrera, cuando los corredores generalmente se paran en lugares cerrados.

Cuando comienza la prueba, las preocupaciones solo aumentan, dado que los corredores se enfrentan a la posibilidad de transmitir o recibir involuntariamente el virus no solo de otros corredores, sino de un millón estimado de espectadores que generalmente recorren el recorrido de 26.2 millas desde Hopkinton hasta Back Bay.

“La Asociación Atlética de Boston continúa trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios locales y estatales mientras consideramos cómo se ve el 14 de septiembre para el Maratón de Boston”, dijo el BAA en un comunicado la pasada noche. “Guiados por funcionarios públicos, estamos explorando activamente todas las opciones para la carrera de este año y continuaremos siguiendo las pautas de seguridad y salud pública”.

En comentarios a los periodistas en su sesión informativa diaria, Walsh, también emitió un tono de advertencia y subrayó que no se ha tomado una decisión oficial sobre la cancelación, pero reconoció que la evolución del coronavirus no ha sido la esperada.

“Teníamos la esperanza de que el coronavirus ya no sería un riesgo significativo para la salud pública de nuestros residentes”, dijo Walsh. “Continuamos en comunicación permanente con la BAA sobre la mejor manera para que todos avancemos. No tengo ninguna actualización específica para compartir sobre el Maratón en este momento, pero mantendré a todos informados a medida que avancemos”.

El maratón se ha corrido todos los años desde 1897, por lo que es el maratón anual más antiguo del mundo.

En 1918, el año de la última pandemia, la carrera se cambió a un evento de relevo militar en el curso debido a la participación estadounidense en la Primera Guerra Mundial.

Se cree que la carrera inyectará unos 200 millones de dólares en la economía de Massachusetts.

Cuando se anunció originalmente el aplazamiento, el gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, dijo sobre la fecha de septiembre: “No se verá bien en el calendario. Pero sin duda es lo correcto”.

Además el estado informó que tenía la intención de convertir la fecha de la carrera del 14 de septiembre en un día festivo, al igual que el Día de los Patriotas cada abril.

En su última actualización oficial de la carrera, publicada en su sitio web el 8 de mayo, la BAA insistió que su prioridad sería siempre la salud y el bienestar de los miembros de la comunidad, participantes, voluntarios y simpatizantes.

Otros maratones de primavera y verano en todo el mundo se han enfrentado a aplazamientos o cancelaciones similares.

Boston es uno de los seis maratones más importantes del mundo.

El 1 de marzo, el Maratón de Tokio restringió su campo a corredores de elite y participantes en silla de ruedas, reduciéndolo drásticamente de unos 38.000 a 200.

El 13 de marzo, el Maratón de Londres, programado para fines de abril, se retrasó hasta el 4 de octubre.

El 7 de mayo, el Maratón de Berlín anunció que cancelaría su carrera, que estaba programada para el 27 de septiembre.

El Maratón de Chicago todavía está en camino para celebrarse el 11 de octubre, y el Maratón de Nueva York todavía está programado para el 1 de noviembre.

Mientras que el Maratón de Madrid, que generalmente se realiza a fines de abril, se reprogramó para el 15 de noviembre.

Leave a Reply