Los nuevos campos de refugiados en Grecia siguen el modelo de Moria según MSF

0
6
554508

GRECIA REFUGIADOS

Atenas, 10 jun (EFE).- El “tristemente célebre” campo de Moria en la isla griega de Lesbos, arrasado por unos incendios el pasado septiembre, sirve de inspiración para los nuevos campamentos que están construyéndose en las islas del Egeo con financiación de la Unión Europea (UE), a pesar de que esta prometió dejar atrás este modelo, según denunció la organización Médicos Sin Fronteras (MSF).

En un informe titulado “Crear la crisis en las fronteras de Europa” publicado este jueves, MSF afirmó que el modelo de los centros de recepción e identificación de la UE está diseñado no solo para procesar las solicitudes de asilo, sino también para disuadir a los que piensen en buscar seguridad en Europa.

“De forma sorprendente, el campo de Moria, en Lesbos, que no solo era disfuncional sino mortal, es ahora el modelo de un nuevo centro de tipo carcelario en Samos”, destacó Yorgos Karayannis, coordinador de MSF en Grecia, quien aseguró que el diseño de ese campo degrada la salud mental de los alojados en él y hará “aún más visible” su sufrimiento.

Karayannis recalcó que la UE y el Gobierno griego gastan millones de euros para “normalizar e intensificar políticas que ya han hecho mucho daño”.

Después de que Moria se quemase hasta los cimientos, MSF denuncia que los líderes europeos prometieron “no más Morias” pero inmediatamente después Grecia construyó un campo temporal que reproduce muchos de los peores elementos de su predecesor. Además, está ultimando la construcción de un “centro cerrado” en Samos, más restrictivo que el actual.

Según el informe, la presencia policial muy visible (en los centros), los comunicados oficiales emitidos por megafonía, el vallado y el alambre de concertinas, entre otros, contribuyen a agravar la sensación generalizada de miedo y exacerbar las vulnerabilidades.

La organización humanitaria destacó que, durante 2019 y 2020, sus clínicas de salud mental en las islas griegas de Quíos, Lesbos y Samos trataron a 1.369 pacientes, muchos de los cuales sufrían graves problemas de salud mental, como trastorno de estrés postraumático y depresión.

En ese periodo, los equipos de MSF trataron a 180 personas que se habían autolesionado o intentado suicidarse. Dos de cada tres eran niños y el más pequeño tenía solo seis años.

Asimismo, el informe destaca que la crisis de la covid-19 ha intensificado el sufrimiento de los migrantes sometidos a una caótica respuesta, a la aparición de brotes de coronavirus y a duros encierros en condiciones precarias, con escaso o nulo acceso a agua, higiene o servicios esenciales.

La organización volvió a pedir a los líderes de la UE que cambien por completo su enfoque sobre migración y dejen de intensificar sus actuales políticas de contención y disuasión, pues están causando daños evitables a la salud y el bienestar de los solicitantes de asilo, refugiados y migrantes.

554508