Los moldavos elegirán su Parlamento entre europeístas y prorrusos

0
7
589844

MOLDAVIA ELECCIONES

Moscú, 10 jul (EFE).- Los moldavos se preparan para acudir a unas elecciones legislativas polarizadas entre europeístas y prorrusos en medio de la incertidumbre sobre la posibilidad de conformar el Gobierno de mayoría al que aspira la presidenta liberal de Moldavia, Maia Sandu.

“Debemos ir a las elecciones para evitar que las autoridades corruptas controlen el próximo Parlamento”, afirmó la mandataria en un mensaje de Facebook dirigido a sus compatriotas, al expresar su esperanza de que el nuevo legislativo permitirá a Moldavia superar la actual crisis económica y política.

A las urnas podrán acudir 3,5 millones de votantes, de los cuales cerca de 800.000 viven en el extranjero y 258.000 en la región separatista de Transnistria.

POR CAMBIOS EN EL PARLAMENTO

Las elecciones parlamentarias anticipadas fueron convocadas después de que la mandataria lograse, tras varios meses de pulsos políticos disolver el Parlamento, en el cual estaba en minoría con solo 15 escaños de un total de 101.

A los comicios, que serán seguidos por más de 2.400 observadores nacionales y extranjeros, se inscribieron 1.791 candidatos a diputados de 20 partidos políticos, dos bloques electorales y un candidato independiente.

Sin embargo, solo tres formaciones políticas podrían sobrepasar el umbral del 5 % de los votos necesarios para entrar al Legislativo.

Se trata del partido Liberal Acción y Solidaridad (PAS), al que pertenece Sandu, por el que votaría un 31,1 % de los electores, el bloque de los comunistas y los socialistas moldavos que lideran de Vladímir Voronin e Igor Dodon (30,9 %) y el partido populista Shor (5,7 %), según la encuesta Vox Populi.

SANEAR AL PAÍS

Algo que Sandu ve como una oportunidad para conquistar más escaños para el partido liberal Acción y Solidaridad (PAS), un respaldo que le permitiría implementar medidas para sanear la economía moldava en momentos en que el PIB del país se desplomó en un 7 % debido a la pandemia.

Según afirmó la mandataria este viernes, en vísperas del día de silencio decretado hoy sábado, estas elecciones son “la posibilidad de elegir autoridades honestas y responsables, que se dedicarán a resolver problemas reales en vez de asustar a la gente con amenazas inventadas”.

Sandu usó las acusaciones de corrupción en contra del entonces mandatario, el prorruso Dodon, en las presidenciales de noviembre, estrategia que ha mantenido en la actual campaña y de la que espera cosechar dividendos políticos.

ELECCIONES POLARIZADAS

Sin embargo, pese a que su partido apunta como favorito, corre el riesgo de no lograr la mayoría necesaria para conformar Gobierno, ya que el bloque de los comunistas y los socialistas moldavos le pisa los talones.

Para lograr su objetivo, los liberales necesitan obtener 51 escaños, algo que ganaría certeza si Shor no superase el umbral del 5 % estipulado para entrar al Parlamento, lo que podría cambiar la correlación de fuerzas.

De suceder esto, se trataría de la primera vez en que un partido moldavo logra la mayoría parlamentaria desde 2009, cuando el Partido Comunista de Moldavia obtuvo el 49,48 % de los votos y 60 escaños en el Parlameento.

El líder del PAS, Igor Grosu, expresó su fe en la victoria de los europeístas, llamó a los moldavos a “darle al país una mayoría parlamentaria que trabajará para la gente”, y que contrapuso a los “ladrones que están en el Gobierno” actualmente.

TENSIÓN POR TRANSNISTRIA

En tanto, la polémica en torno a la región separatista de Transnistria tensó la situación de cara a las elecciones, después de que los tribunales dictaminaran reducir el número de colegios electorales en este territorio de 41 a 12, decisión criticada por los prorrusos.

Dodon, quien durante su mandato autorizó y promovió la participación de los transnistrios en las elecciones moldavas, aspira tener el apoyo de estos votantes y evitar con ello una convincente victoria de los europeístas, calificó esta decisión “crimen contra el Estado moldavo y contra la democracia”.

“En Transnistria viven nuestros hermanos, y no debemos permitir a un puñado de traidores bloquear su derecho al voto de ellos”, afirmó en una protesta convocada este viernes por los socialistas.

Este territorio de apenas medio millón de habitantes, en su mayoría eslavos, rompió los lazos con Moldavia tras un conflicto armado (1992-1993) en el que contó con ayuda rusa.

Desde el final de aquella contienda, que costó la vida a centenares de personas, Moldavia aboga por la integración de los dos territorios divididos por el río Dniéster, a lo que siempre se han negado los separatistas.

589844589844