Los cuidados en Iberoamérica: cerca de ser ley, lejos de la efectividad real

0
3
688835

IBEROAMÉRICA CUIDADOS

Madrid, 7 oct (EFE).- Millones de mujeres trabajadoras del hogar y los cuidados en Iberoamérica esperan una legislación que proteja sus derechos, mientras que varios países comienzan a tejer los mimbres de futuras leyes que deberán enfrentar no solo una situación legal sino también cultural.

México es uno de esos países que camina hacia un sistema nacional de cuidados, una preocupación que estará en la nueva Constitución chilena, mientras que Argentina discute ya un anteproyecto para proteger a las cuidadoras y España acaba de convocar a expertas para poner sus problemas sobre la mesa.

Una legislación en ese sentido es la principal reclamación de Rafaela Pimentel, trabajadora del hogar y miembro del colectivo Territorio Doméstico, que critica la “precariedad” y la “invisibilidad” de este sector, formado en su gran mayoría por mujeres, y pide que el Estado sea capaz de proveer unos cuidados “de calidad”.

“No tenemos acceso a nuestros derechos, a estar dada de alta, a vacaciones, a una jubilación, somos el único sector donde no tienes paro, lo poco que tenemos es por la lucha de las trabajadoras del hogar”, cuenta a Efe.

LOS CUIDADOS PARA LAS MUJERES Y EL “HOMBRE CERO” EN LA PANDEMIA

Según el Instituto Nacional de las Mujeres de México, las mujeres dedican casi 40 horas más a los cuidados a la semana que los varones. Mientras que ellas dedican 37,9 horas a trabajar para el mercado, ellos emplean 47,7 horas, pero quedaría sin sumar el trabajo no remunerado de los hogares que se eleva a 15,2 horas por parte de los hombres y 39,7 por parte de las mujeres.

En Argentina, en 2019, las mujeres cuidaron seis horas diarias y dos lo hicieron los varones, mientras que para el 20 por ciento más pobre de la población las seis horas se convirtieron en ocho.

“Esas 4 horas diarias es el tiempo que nos obstaculiza a conseguir mejores trabajos, trabajo formal, estudiar, hacer política o tener ocio, algo que las mujeres parece que no conocemos”, explica a Efe la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad de Argentina, Elizabeth Gómez Alcorta.

Durante los meses de confinamiento, el Gobierno chileno decidió encargar un informe para averiguar quién sobrellevaba más la carga familiar y de cuidados.

“Saltó el denominado ‘hombre cero’, nos encontramos que cuatro de cada diez hombres durante la pandemia dedicó cero horas a labores domésticas y, seis de cada diez, cero horas a ayudar con la tarea o cuidar a los niños”, señala a Efe la ministra de la Mujer y Equidad de Género del país, Mónica Zalaquett.

UNA EFECTIVIDAD REAL

La responsable de Igualdad del sindicato Internacional de Servicios Públicos (ISP) – entidad que reúne a más de 20 millones de trabajadores y trabajadoras, representados por 700 sindicatos en 163 países y territorios-, Verónica Montúfar, advierte de que la aplicación de las futuras leyes dependerá de la “voluntad” política y del resto de fuerzas que empujen hacia ello.

“Las leyes pueden ser abandonadas en el texto, en la hoja, porque hay otras fuerzas que van controlando la fuerza del Estado y la hegemonía del poder”, dice a EFE esta experta, quien considera que “el primer paso ha de darse en el pensamiento” para que no se asuma que la mujer es la única responsable del cuidado.

También lo considera Pimentel, quien subraya que hasta que la sociedad no “reconozca la importancia” de estos cuidados, “por muchas leyes que se hagan, no van a funcionar”.

PASOS EN LAS LEGISLACIONES

El Ministerio argentino de las Mujeres acaba de recibir un texto elaborado por una comisión de expertas cuyas propuestas ya están trabajando todos los ministerios con competencias.

“La idea es que, por primera vez, podamos tener por ley, una organización dentro del Estado que pueda planificar las transformaciones necesarias que se centrarán en generar un cambio cultural entorno al género y la redistribución de los cuidados”, comparte la ministra.

A esa corriente legisladora se unió recientemente España, quien acaba de conformar una mesa de asesoras para ayudar a diseñar una ley que garantice los derechos de estas trabajadoras.

“No vamos a alcanzar la igualdad en ninguna esfera de la sociedad, sino la alcanzamos en la cocina, en el camino a la escuela con los niños y las niñas, en la crianza y en todas actividades relacionadas con los cuidados”, adelantó en la presentación de dicha mesa, la ministra española Irene Montero.

Entre las organizaciones asesoras se encuentra la de Pimentel, quien valora la iniciativa pero asegura que su colectivo se queda “pendiente” de su desarrollo: “siempre nos quedamos las últimas, siempre se nos dice que se va a hacer y nunca sucede”.

Mientras tanto, seguirán “juntas y organizadas”, porque aunque haya “un pequeño sector de empleadores que cumple, se cuenta con los dedos de la mano”: “tienes que tener suerte y nosotras no podemos depender de la suerte para realizar nuestro trabajo”.

Macarena Soto

688835