Los archivos “desclasificados” de masacre en El Salvador seguirán en el Ejército

0
8
309506

EL SALVADOR MATANZA

San Salvador, 16 oct (EFE).- Los archivos militares supuestamente relacionados con la masacre de 1.000 salvadoreños en El Mozote (1981) que fueron “desclasificados” por el presidente Nayib Bukele siguen en manos del Ejército, a pesar de que el mandatario se comprometió en entregarlos al juez de la causa y a la Fiscalía.

Un portavoz del Ministerio Público informó el jueves que “no se ha recibido nada” relacionado con dichos documentos, mostrados en una cadena nacional de radio y televisión el pasado 24 de septiembre por el mandatario.

El juez del proceso, Jorge Guzmán, también negó el miércoles que el Juzgado de Instrucción de San Francisco Gotera haya recibido la documentación.

“Yo le puedo decir categóricamente que no, no se nos ha entregado ninguna información. Los expedientes o archivos que el presidente dice que sustrajo de diferentes unidades militares en ningún momento los ha hecho llegar”, dijo Guzmán a un militar que le impidió el paso en una sede militar.

En cuatro ocasiones el Ejército salvadoreño ha bloqueado la realización de inspecciones judiciales en los archivos militares, mismas que fueron avaladas por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

DOCUMENTOS EN MANOS DEL EJERCITO

EFE solicitó a la Presidencia salvadoreña, a través de su unidad de acceso a la información pública, la copia digital de los archivos “desclasificados” por el mandatario, pero esta declaró su “incompetencia” para resolver la solicitud.

No obstante, la entidad reveló que “por ser archivos militares, se encuentran en resguardo” del Ministerio de la Defensa, dado que el mandatario hizo la presentación en su condición de comandante general de la Fuerza Armada.

Esta información contradice lo señalado por dos funcionarios cercanos a la Presidencia, quienes públicamente han señalado que estos documentos fueron entregados al juzgado.

El pasado 12 de octubre, el secretario jurídico de la Presidencia, Conan Castro, manifestó a periodistas que “se otorgó toda la documentación y los expedientes”.

“Él (Bukele) es el primero, quizá, de los más interesados en que se entregue toda la documentación y entiendo que se le hizo llegar en su oportunidad al señor juez que estaba viendo el caso”, añadió.

De igual forma, el asesor jurídico del Gobierno Javier Argueta aseguró en una entrevista con un canal gubernamental el 13 de octubre que “todo lo relacionado a El Mozote sí ya se entregó, ya se está entregando”.

“Nosotros sí ya entregamos estas cajas que se vieron (en la conferencia), ya entregamos la información que corresponde en lo relacionado a El Mozote”, agregó.

Argueta añadió que “si ya se le entregó la información, si ya se le cumplieron los oficios que ha requerido, entonces la medida debería de ser inexistente”.

DESTRUCCIÓN POR COMPROBAR

El presidente Bukele manifestó en la referida cadena de medios que “la mayoría de archivos, como ustedes esperaran y cualquier salvadoreño se imaginará, fueron destruidos en estos cuarenta años”.

El juez Guzmán, junto a peritos, fiscales y abogados, pudo ingresar el jueves al Archivo General de la Nación (AGN) en San Salvador, para buscar las actas de expurgo que puedan comprobar dicha destrucción.

David Morales, abogado de las víctimas en el proceso penal y miembro de la organización Cristosal, dijo a la prensa que si no se encuentran estas actas de destrucción se podrían dar las hipótesis de que “se está mintiendo sobre el tema de la destrucción” o que “se destruyeron de manera ilegal”.

Indicó que en el proceso penal consta un documento en el que se señala que el AGN recomendó en 2013 no destruir planes militares de la época de la guerra civil (1980-1992) de la Segunda Brigada de Infantería y que la Fuerza Armada se negó a entregarlos al tribunal del caso.

“Lo que vemos es una conspiración de ocultamiento muy grande de la Fuerza Armada”, acotó el letrado.

DOCUMENTOS SIN PESO

El presidente Bukele dijo el jueves en una conferencia de prensa que se siente “ofendido” por los intentos del juez del caso de ingresar a los archivos militares, a los que calificó de ser “puro show” y una “farsa”.

Aseguró que los documentos que “desclasificó” son referentes a El Mozote, “pero no valen la pena”, sin aclarar la razón por la que no los ha entregado al Tribunal y a la Fiscalía.

“Si fueran documento sensibles e importantes, los hubieran destruido”, añadió.

De acuerdo con un informe de las Naciones Unidas, el batallón de elite Atlacatl ejecutó en diciembre de 1981 a la población civil del caserío El Mozote y otros aledaños, y el número de personas asesinadas ascendió al menos a 988.

Leave a Reply