Los actores de la película electoral en la cuna de Chávez, un extraño reparto

0
4
788604

VENEZUELA ELECCIONES

Caracas, 6 ene (EFE).- Los nombres de los protagonistas de las elecciones regionales en Barinas, que se repetirán el próximo 9 de enero por orden del Supremo, bien podrían ser los actores de una película de Sergio Leone, en la que el bueno, el feo y el malo pasarían a ser el perseguido Freddy Superlano, el excluido Argenis ChÁvez, el estratega Jorge Arreaza y el suplente Sergio Garrido.

Un maremágnum de personajes que, en poco más de un mes, pasaron de ser secundarios en el panorama político general del país a ocupar portadas en la prensa local o alguno que otro espacio privilegiado en los medios internacionales, al estar vinculados a los polémicos comicios en el estado llanero, cuna de Hugo Chávez.

El que gozó de más popularidad antaño fue Arreaza, excanciller, exyerno del fallecido presidente y ahora candidato oficialista a la Gobernación de Barinas, pero desde la última semana de noviembre, el chavista Argenis —hermano de Chávez— y el opositor Superlano, exaspirantes al cargo en unas polémicas elecciones que nadie ganó, sumaron titulares y un protagonismo efímero.

Y después, llegó el turno de Garrido, un político regional al que muy pocos, fuera de la tierra de los Chávez, le ponían cara. Él es quien se disputará, en esta nueva ronda, la Gobernación de Barinas con el excanciller, cuyos comicios se repetirán por orden del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), tras anular los de noviembre al detectar que Superlano se presentó pese a estar inhabilitado.

ARREAZA, EL ESTRATEGA

La carrera política de Arreaza, que comenzó con su entonces suegro en la Presidencia, es extensa y variada. Ocupó diversos cargos, tanto al frente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como de los sucesivos Ejecutivos chavistas. Fue viceministro para el Desarrollo Científico y Tecnológico y luego, ministro para Ciencia, Tecnología e Innovación.

Llegó a ser titular de una de las numerosas vicepresidencias ya con Nicolás Maduro en el poder, y de diversos ministerios, como los de Educación Universitaria, Desarrollo Minero Ecológico y de Relaciones Exteriores, donde obtuvo mayor gloria y popularidad, tanto en Venezuela como en el exterior.

Pero en agosto de 2021, Maduro decidió sustituirlo al frente de la Cancillería y darle el Ministerio para Industrias y Producción Nacional, un cambio que lo dejó en un segundo plano, tanto en el ranking político como en las páginas de los medios de comunicación, que recuperó al ser nombrado candidato para Barinas. Y ahí es donde está haciendo méritos para no salir de la foto o desaparecer.

Si gana, será gobernador y, por tanto, quedará fuera de la primera línea del Ejecutivo. Y si pierde, será un chavista más, a la espera de que el presidente decida su destino, si es que todavía queda un puesto para él.

SERGIO GARRIDO, EL SUPLENTE

Suplente de suplentes, Garrido es el aspirante opositor para las elecciones del domingo en la región llanera, después de que recayeran sendas inhabilitaciones sobre Aurora Silva y Julio César Reyes, primera y segunda opción del bloque antichavista mayoritario para pelear la Gobernación.

Un, hasta ahora, desconocido, pese a contar con una carrera política de más de tres décadas, que comenzó cuando apenas había cumplido la mayoría de edad. Dedicó su vida a la gestión local y regional en su estado y es, por tanto, el que mejor conoce los problemas y necesidades de la región, en la que siempre ha residido, un punto a favor con el que no cuenta Arreaza, que es forastero.

Con estas credenciales, el suplente podría dar la gran sorpresa al estratega y popular excanciller, y alzarse con una victoria que, a todas luces, el chavismo no espera, como reconoce el propio aspirante oficialista y el mismo Nicolás Maduro.

En tres días, quedará despejada la gran incógnita y Barinas tendrá gobernador sin apellido Chávez, por primera vez en 23 años.

ARGENIS CHÁVEZ, EL EXCLUIDO

Es hermano del fallecido presidente y fue gobernador durante dos periodos en un estado que parecía que nada ni nadie podía arrebatar a los Chávez, una dinastía reinante en Barinas desde 1998, cuando Hugo de los Reyes, padre de la saga, asumió el mando de la Gobernación, que luego pasó a su hijo Adán, hoy embajador de Venezuela en Cuba, y posteriormente, a Argenis.

Pero Argenis dio la sorpresa en las elecciones de noviembre, al perder por un estrecho margen contra su rival opositor, Freddy Superlano, lo que supuso que, de inmediato, el chavismo lo tratase como si fuera un enemigo, un Chávez que, a juzgar por lo que pregona Arreaza en su campaña, no hizo nada por la región que el excanciller promete reactivar.

La campaña chavista tiene como consigna que el anterior regidor dejó el estado hecho trizas, con pésimos servicios, infraestructuras abandonadas, calles intransitables… Pero ese regidor, de nombre Argenis, es de los suyos, es un Chávez… ¿qué falló?

SUPERLANO, EL PERSEGUIDO

Héroe para unos y villano para otros, Superlano, pese a que no gobernará, es el gran triunfador, el único que logró desbancar a un Chávez de su propio bastión, al ganar a Argenis en las elecciones de noviembre.

Con un 37,60 % de los votos, frente a un 37,21 %, el opositor superó al hermano de Hugo Chávez, lo que, a pesar de la escasa diferencia, supone un hito que nunca antes había conseguido ningún antichavista, y que dolió sobremanera en las filas oficialistas, cuyos miembros prometen quedarse con Barinas a costa de lo que sea.

Nada más conocerse el resultado del recuento, el TSJ decidió que Superlano estaba inhabilitado y que había que anular los comicios para repetirlos el 9 de enero. Y así será. Pero, ¿qué hubiera pasado si el vencedor hubiera sido Argenis? ¿Actuaría igual el alto tribunal debido a que pesaba una supuesta inhabilitación sobre uno de los candidatos? ¿Serían validas esas elecciones? Incógnita.