Londres planea aplazar por tercera vez los controles en Irlanda del Norte

0
5
653883

R.UNIDO BREXIT

Londres, 6 sep (EFE).- El Gobierno británico anunció este lunes que prevé aplazar por tercera vez los controles aduaneros pos-Brexit en Irlanda del Norte que acordó con la Unión Europea (UE), sin precisar una fecha en la que contemple ponerlos en marcha.

El secretario de Estado británico para las Relaciones con la UE, David Frost, comunicó hoy por escrito al Parlamento que el Ejecutivo no tiene planes para comenzar a realizar esos controles, a pesar de que en octubre caduca el último “periodo de gracia” negociado con Bruselas.

Londres ha tomado esa decisión para ofrecer “certidumbre y estabilidad” a las empresas, subrayó Frost, mientras continúa tratando de negociar con la Unión Europea modificaciones en los acuerdos del Brexit que entraron en vigor el pasado 1 de enero.

Desde ese momento, las mercancías que cruzan desde la isla de Gran Bretaña hacia la región británica de Irlanda del Norte deben cumplir con las regulaciones y estándares de la UE, una medida diseñada para evitar una frontera entre las dos Irlandas.

El Gobierno del Reino Unido argumenta, sin embargo, que el acuerdo impone demasiadas trabas a su mercado interno y exige a Bruselas que acepte rebajar esas exigencias.

El pasado marzo, cuando terminaba la primera moratoria para esos controles de entrada hacia Irlanda del Norte, Londres decidió unilateralmente no aplicarlos, lo que llevó a la UE a iniciar una reclamación legal que por ahora está en suspenso.

En junio, ambas partes acordaron una nueva extensión del “periodo de gracia” para tratar de negociar una salida pactada al contencioso que debía llegar hasta octubre.

Sin hacer referencia a esa fecha límite, el secretario de Estado para la Relación con la UE se limitó a puntualizar hoy que el Gobierno ofrecerá “un preaviso razonable” en caso de que sus planes “fueran a cambiar”.

Un portavoz del Ejecutivo señaló por su parte en un comunicado que durante las próximas semanas continuará el diálogo con la UE para ver si “es posible hacer progresos genuinos y sustantivos” en la negociación para modificar el protocolo norirlandés.