Las barras ‘desayunadoras’ aportan un aire de informalidad a nuestra cocina, por ello sintoniza muy bien con estilos modernos, minimalistas, de tendencia, o madera rústica.

En casas grandes, podemos colocar la barra entre la cocina y el comedor diario, y esto resuelve temas de espacio, sin afectar la elegancia propia del comedor principal.

Si la idea es usar la barra como ‘desayunador’, debemos prestar especial atención a las medidas. La altura puede variar entre 90 cm. a 1.05 m según el caso. De la altura dependerá la banqueta que elijamos, ya que las hay de distintas alturas fijas y algunas regulables. Puedes elegir las sillas o banquetas que mejor se adapten al estilo de tu casa o apartamento.

En departamentos chicos muchas veces la barra da una sensación de amplitud, y favorece la interacción de los habitantes de la casa que pueden conversar mientras realizan tareas diversas. Por otro lado, esta solución ayuda el esparcimiento de los olores propios de la cocina a otros espacios de la casa.

Otro de los puntos a considerar, es que al recibir invitados en casa, esta solución deja a la vista el desorden propio de sartenes y todos los elementos que hemos utilizado.

Las barras son al fin de cuentas, una opción  sumamente funcional y capaz de personalizarse y adaptarse a cualquier estilo decorativo.

Leave a Reply