Austin, TX.- El Gobierno de Donald Trump liberó a la niña indocumentada de diez años con parálisis cerebral que estaba recluida en un centro de detención de menores en San Antonio, Texas.

Rosa María Hernández, de nacionalidad mexicana, fue arrestada el pasado 25 de octubre por agentes de la Patrulla Fronteriza en un hospital de Corpus Christi en el que fue sometida a una cirugía de emergencia en su vesícula biliar.

“Finalmente, Rosa María es libre. Estamos encantados de que pueda irse a casa para recuperarse con el amor y el apoyo de su familia”, apuntó en un comunicado Michael Tan, abogado del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

“Ningún niño debería pasar por este trauma y estamos trabajando para asegurarnos de que no vuelva a ocurrir”, añadió el letrado.

Leave a Reply