Líbano retoma el contacto con el FMI, su principal apoyo para salir de la crisis

0
7
685218

LÍBANO CRISIS

Beirut, 4 oct (EFE).- El Gobierno del Líbano ha retomado los contactos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) con la intención de acordar un programa de recuperación que le ayude a desbloquear también la asistencia de otras entidades y países ante la peor crisis económica de su historia reciente.

“El Ministerio de Finanzas de la República Libanesa está feliz de anunciar que ha retomado las interacciones con el FMI y ha expresado su voluntad de avanzar hacia la consecución de un acuerdo para un plan de recuperación adecuado que pueda ser respaldado por la institución”, anunció en un comunicado.

Según la nota, el ministerio espera que un programa de este tipo, considerado como la única salida a la crisis desatada en 2019, abra también las puertas a la entrada de ayuda adicional “por parte de la comunidad financiera internacional”.

El FMI ha condicionado la entrega de ayuda financiera no urgente al Líbano a la implementación de una serie de reformas estructurales, fiscales y financieras, que el recién formado Ejecutivo de Najib Mikati ha puesto entre sus prioridades.

Durante más de un año, la nación estuvo en manos de un Gobierno interino por falta de consenso político para formar uno nuevo, lo que impidió avanzar en el plan de reformas demandado por la comunidad internacional mientras se agravaba la situación socioeconómica.

Desde el inicio de la crisis, la moneda local ha perdido casi el 90 % de su valor, el índice de pobreza ha alcanzado al 80 % y el país sufre una fuerte escasez de productos y servicios básicos como combustible, electricidad, agua, medicinas y otros suministros médicos.

La semana pasada, el nuevo Gobierno formó un equipo para negociar con el FMI encabezado por el viceprimer ministro, Saade Chami, y en el que también figuran el gobernador del Banco Central, Riad Salame, y los ministros de Finanzas y Economía, Yousef al Khalil y Amin Salam.

La Unión Europea (UE) ha dicho que está dispuesta a estudiar préstamos blandos y garantías, así como a proporcionar medidas comerciales y un programa de ayuda macrofinanciera para estimular la economía libanesa, pero solo después de la firma de un acuerdo con el FMI.