Tijuana. MX.- La caravana de centroamericanos ralentizó su cambio de albergue en la ciudad mexicana de Tijuana, en una jornada en la que se dio el cierre del primer refugio, el anuncio de un nuevo programa para migrantes y ensayos de seguridad de Estados Unidos en el cruce fronterizo.

El traslado de más de 6.000 centroamericanos, apostados en Tijuana, a un nuevo albergue, este último techado, ha transcurrido lentamente debido a que las autoridades esperaban el consentimiento de los centroamericanos para moverlos de lugar, mientras que algunos se han ido a otros lugares de refugio en la urbe.

Hasta este sábado, unos 1.000 migrantes permanecían a las afueras de la unidad deportiva de Benito Juárez, en la zona norte, que resultó dañado por las intensas lluvias de los últimos días y fue clausurado este sábado por autoridades sanitarias por “cuestiones de salubridad”.

El refugio temporal, habilitado para dar apoyo humanitario a unos 2.000 migrantes, se saturó tras una ocupación de más de 6.000, lo que provocó la apertura de un segundo albergue.

A pesar del cierre, no todos los centroamericanos han aceptado ir al segundo albergue, un lugar llamado “El Barretal”, un centro de espectáculos ubicado en la zona este de la ciudad que ha sido adaptado para recibir a unas 7.500 personas y al que han llegado hasta ahora más de 1.250.

SHARE

Leave a Reply