Legisladores latinos piden a Ejército que investigue las muertes en Fort Hood

0
12
259251

EJÉRCITO

Washington, 3 sep (EFE News).- Miembros de Caucus Hispano en el Congreso federal transmitieron este jueves a los altos mandos del Ejército su “indignación colectiva” por los asesinatos recientes de soldados asignados a la base Fort Hood, en Texas, y exigieron una investigación de los casos.

“Hoy, miembros del Caucus Hispano comunicamos nuestra indignación colectiva a oficiales de alta jerarquía del Ejército por los homicidios recientes, incluidos los soldados latinos Vanessa Guillén y Enrique Román Martínez, y enfatizamos la necesidad de justicia”, dijo la representante Nanette Díaz Barragán, demócrata de California.

“El asalto y el hostigamiento sexual en las Fuerzas Armadas siguen siendo un reto persistente, y el temor de las represalias sigue siendo una barrera significativa para la rendición de cuentas”, agregó Díaz tras la reunión con el secretario de Ejército, Ryan McCarthy.

Asistieron a la reunión, además, el Jefe del Estado Mayor del Ejército, el general James McConville, y otros oficiales militares.

Díaz dijo que ella y sus colegas discutieron además con McCarthy y los oficiales militares “la chocante falta de representación latina en los altos rangos” del Ejército.

“Los latinos son más del 18 % de la población de Estados Unidos, pero son sólo el 8 % de los oficiales militares y un mero 1 de los generales y almirantes”, añadió. “El Caucus Hispano expresó la importancia de considerar a los héroes latinos cuando se elijan los nuevos nombres para bases e instalaciones que ahora honran a líderes de la Confederación”.

Los reclamos de investigación independiente de las muertes en bases militares se intensificaron a fin de agosto después de que se hallase ahorcado al soldado Elder Fernandes, que había denunciado acoso sexual en Fort Hood, la misma base en la que revistaban otros militares que murieron en los últimos meses en extrañas circunstancias, incluida Vanessa Guillén.

La abogada de las familias Guillén y Fernandes, Natalie Khawam, pidió al Congreso federal que realice una investigación sobre lo que ocurre en la base militar.

Fernandes, quien al igual que Vanessa Guillén, había denunciado abuso sexual en la base de Fort Hood, fue hallado ahorcado en agosto.

El cadáver mutilado de Guillén se encontró en junio, unos dos meses después que la joven, de ascendencia mexicana, desapareciera de la base, una de las mayores instalaciones militares de Estados Unidos en el mundo, en la cual revistan unos 65.000 soldados.

Días antes también se encontró no lejos de allí, en la ciudad de Killeen, los restos del soldado Gregory Wedel Morales, desaparecido desde agosto de 2019. Y en mayo el soldado de primera Brandon Rosecrans fue ultimado en Harker Heights, y en marzo del especialista Freddy Delacruz fue asesinado en Killeen.

El 30 de agosto el presidente Donald Trump recibió en la Casa Blanca a familiares de Guillén y les prometió que habría una investigación completa del caso.

Por su parte, el secretario del Ejército dijo que la muerte de Guillén ha sido un “catalizador” que destaca el acoso y el asalto sexual dentro de las Fuerzas Armadas.

McCarthy ordenó una revisión independiente para “llegar a la raíz del problema” y aseguró que protegerán y honrarán el legado de la joven creando “cambios perdurables” en Fort Hood, donde esta semana se produjo cambios en su cúpula.

El funcionario señaló que una vez completada la investigación proporcionará una “actualización a los medios y al Congreso”, y explicó que el Ejército “toma los cargos de acoso sexual y asalto muy en serio y claramente hay más por hacer”.